Archivo de Público
Viernes, 6 de Junio de 2008

ERC intenta acabar con su crisis de liderazgo interno

El partido escoge hoy por sufragio universal presidente y secretario general

FERRAN CASAS ·06/06/2008 - 22:30h

Dudas y expectación dentro y fuera de ERC. Más de 10.000 militantes están hoy llamados a las urnas en 59 sedes repartidas por los territorios de habla catalana. Escogerán, en doble urna, presidente y secretario general con un objetivo: poner fin a su crisis de liderazgo después de que el modelo de cohabitación nacido en 1996 entre quienes hasta hoy ostentan ambos cargos, Josep-Lluís Carod-Rovira y Joan Puigcercós, precipitara su fase terminal por el batacazo electoral del 9-M.

Puigcercós aspira a presidir el partido y ser candidato en las elecciones catalanas que, si el tripartito resiste, serán en 2010. Después de que él acelerase el proceso al dejar el Govern, Carod tiró la toalla del partido. También aspira a volver a ser cabeza de cartel pero le ha dejado la batalla interna a su fiel Ernest Benach, presidente del Parlament.

Puigcercós y Benach defienden la línea de los últimos años pero proponen revisarla. Sobre todo en lo referido al tripartito. No lo ponen en duda pero repiten una y otra vez que los independentistas deben “rehacer puentes” con CiU para, quizás, pactar la Generalitat algún día. Todos los sectores asumen como “necesario” separar cargos del partido y Govern si no lo presiden.

Aislar a Carod del proceso

Puigcercós cree agotado el liderazgo de Carod y Benach opina que lo está el modelo de partido. La crisis, motivada por un mal ciclo electoral y la sensación de no rentabilizar el Govern, ha provocado que el primero no domine los resortes internos como antaño y que la autoridad política de Carod esté en duda. Sus afines, preocupados ante una derrota de Benach que parece segura, intentan ahora “impermeabilizarlo del proceso”.

Hoy se vive el primer acto, pero el sábado 14 vendrá el próximo en el congreso nacional, donde de forma asamblearia se votará una ejecutiva que se espera de integración.  A eso se han comprometido los dos sectores oficiales. Benach afirmaba ayer que “quien ponga en riesgo la unidad lo pagará” mientras que Puigcercós apela a una victoria amplia (entre el 40 y el 50%) para pacificar “y fortalecer” ERC.

Ninguno de los dos ha perdido el buen tono pese a que Carod tensó la cuerda denunciando el “mobbing” interno sufrido. Benach, que promueve a Rafael Niubò de secretario general, admitía que un “condicionante” de la larga campaña ha sido “no poder hablar mal del rival porque es compañero”. Puigcercós, que hace tándem con Joan Ridao, presumía de no “confrontar”.

Frente a ellos, Esquerra Independentista y Reagrupament, los dos sectores críticos, se han movilizado extraordinariamente. Los primeros quieren estar en la ejecutiva aunque pierdan y los segundos optarán, seguramente, por excluirse y esperar otro round si se pone un parche a lo que consideran una crisis del proyecto.

Los de Carod intentaron acercarse a Joan Carretero pero ahora le descalifican asegurando que a sus actos van más militantes de CDC que de ERC. Reagrupament basa su discurso en la denuncia del tripartito y el acercamiento a CiU. Puigcercós espera entenderse de nuevo con Uriel Bertran, líder de Esquerra Independentista.

Voto cruzado

Hacer pronósticos para hoy es arriesgado dada la dificultad de encasillar a 6000 de los 10000 militantes, la mitad con menos de cinco años de antigüedad en ERC. Puigcercós teme que el cruce de votos castigue a Ridao y beneficie a Bertran, que ha preferido no enfrentarse a él y busca sus apoyos en los mismos caladeros.

Candidatos a la presidencia del partido

Joan Puigcercós: Es el favorito. Tiene el apoyo de la mayoría de los cuadros para relevar a Carod. Pretende que ERC vuelva a marcar la agenda y propone una lista conjunta catalanista en las europeas y pactar en 2010 con quien reclame el concierto.

Ernest Benach: Espera un buen resultado para mantener influencia y que Carod vaya a las primarias con garantías. Una de sus bazas es Rafael Niubò, que controla el aparato de ERC en Barcelona. El referéndum de 2014 es su banderín de enganche.

Joan Carretero: Los apoyos del líder de Reagru-pament son la gran duda. Los oficialistas dicen que está sobredimensionado por la prensa afín a CiU pero hay quien apunta que superará a Benach. Su secretaria general, Ruth Carandell, no tiene opciones.

Jaume Renyer: El es quien, sin duda, tiene menos opciones. Hace tándem con Uriel Bertran, que tiene más posibilidades de éxito.  Su mal resultado puede ayudar a Puigcercós. Proponen renegociar “al alza” el tripartito con el PSC.