Archivo de Público
Viernes, 6 de Junio de 2008

La campaña de Rajoy arranca sin adversario

El presidente del PP insiste en su discurso moderado en un acto con sabor electoral 

ÁNGEL MUNÁRRIZ ·06/06/2008 - 19:52h

EFE / JARO MUÑOZ - El presidente del PP, Mariano Rajoy, y el presidente del partido en Andalucía, Javier Arenas, saludan a algunas simpatizantes en Jerez, donde el líder popular participó en la Junta Directiva del PP de Cádiz.

En un acto revestido de los típicos elementos formales de las campañas electorales, Mariano Rajoy evidenció este viernes en Jerez de la Frontera (Cádiz) que, pese a carecer de un rival concreto al que medirse en el próximo congreso de su partido, concibe los días que faltan hasta el cónclave como una carrera electoral. “Nadie se va a arrepentir de haberme dado su aval, y nadie se va a arrepentir de votarme”, aseguró, respondiendo así a las críticas que ha suscitado su forma de obtener los avales.

El líder del PP, que realizó un discurso moderado y centrista sin decir ni una sola vez las palabras “moderación” o “centro”, aprovechó su intervención para dejar más clara aún su estrategia a seguir, consistente en “mantener los principios”, pero “dialogando con todos”.

La excusa para su visita era la reunión de la Junta Directiva del PP de Cádiz. No hubo disimulo a la hora de facilitar contextos propicios para el lucimiento mediático del presidente-candidato. La cita era a las 11.15 frente a la céntrica iglesia de San Francisco, donde se encontró con Javier Arenas, presidente del PP andaluz, el barón regional que, junto con Francisco Camps, más apoyo ha mostrado a Rajoy.

Allí se sentaron, en la terraza de un concurrido bar, a tomar café con churros. Rajoy repartía besos y apretones de manos. Compró cupones de la ONCE, recibió piropos y ánimos. “Suerte, que te necesitamos mucho”, le dijo una señora entrada en años. “Muchas gracias”, repetía Rajoy amablemente, con su característica sonrisa fruncida.

Paseíllo 

La abundante comitiva de cargos del PP y periodistas emprendió después el camino hasta el hotel donde tendría lugar la Junta Directiva. Para llegar había que pasar por la calle Larga, peatonal, la más concurrida de Jerez. El paseo dio para más saludos y sonrisas. A punto estuvo, incluso, de haber foto de Rajoy con un mimo callejero.  

“Este paseo ha demostrado que la figura de Mariano Rajoy lo que despierta es ilusión, optimismo y apoyo”, dijo Arenas. Ambiente de elecciones puro. Sólo faltaba un detalle: el rostro del rival.