Archivo de Público
Viernes, 6 de Junio de 2008

El Foro Mediterráneo apoya la revitalización del proceso de Barcelona con el proyecto de Unión por el Mediterráneo

EFE ·06/06/2008 - 13:27h

EFE - El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Angel Moratinos (3d), durante la reunión con empresarios para analizar aspectos económicos y empresariales del Proceso de Barcelona-Unión por el Mediterráneo, celebrada el pasado 29 de mayo en Madrid.

Los ministros de Exteriores de los once países del Foro del Mediterráneo apoyaron hoy la revitalización del proceso de Barcelona con el proyecto de Unión por el Mediterráneo (UPM), que "ha creado un ambiente favorable para progresos más sustanciales" para la paz en la región.

Los ministros de los países ribereños se mostraron de acuerdo en dotar a la UPM, cuya copresidencia ocupará Egipto, de "una mayor ambición política, mayor institucionalización práctica y más concreción en proyectos específicos", dijo a EFE el jefe de la diplomacia española, Miguel Ángel Moratinos.

El plenario de la Conferencia del Foro del Mediterráneo, que se reunió hoy en Argel acordó que la nueva alianza -que se denominará Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo- incorpore cumbres cada dos años de jefes de Estado, así como un comité permanente de altos funcionarios y una Secretaría, cuya sede y estructura están aún por definir.

Asimismo, decidieron celebrar el próximo 12 de julio una reunión de ministros de Exteriores preparatoria de la declaración final que deberá aprobar la cumbre de jefes de Gobierno en París el 13 de ese mes.

"Menos algún país que todavía tiene algunos puntos de interrogación como Libia, todos los presentes saludaron esta revitalización del proceso de Barcelona, esta mayor ambición que todos queremos alcanzar en la cumbre de París", recalcó Moratinos.

El ministro explicó que la UPM no se trata de "un proyecto autónomo o paralelo", sino de uno "integrado en el de Barcelona, con esos tres valores añadidos de mayor ambición política, mayor institucionalización práctica y mayor concreción en proyectos específicos".

En la declaración final conjunta de la Conferencia de Argel los responsables de Exteriores subrayan que el Proceso de Barcelona: Unión por el Mediterráneo "deberá tener como valor añadido la realización de proyectos concretos que beneficien a las poblaciones de la región" y que persigan "reducir la diferencia de desarrollo entre las dos orillas" del mar común.

Asimismo, destacan la necesidad de "ampliar los sectores de cooperación" y de "actuar para una identificación precisa de los instrumentos financieros que deben ponerse en marcha".

También instan a la "intensificación de los contactos sobre las cuestiones todavía en suspenso" del proyecto antes de la cumbre de París y resaltan que la dimensión socio-cultural "sigue siendo un vector esencial de la asociación euro-mediterránea y se le debe conceder una especial importancia en la nueva iniciativa "facilitando los intercambios humanos".

Además, coinciden en la necesidad de "asociar al conjunto de los países euro-mediterráneos en la elaboración de la declaración" de la cumbre de París.