Archivo de Público
Viernes, 6 de Junio de 2008

Londres acusa a Mugabe de utilizar el hambre como "arma política"

EFE ·06/06/2008 - 13:24h

EFE - Foto de archivo fechada el 22 de mayo que muestra al líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC) de Zimbabue Morgan Tsvangirai, mientras se dirige a los refugiados por la violencia xenófoba tras los ataques en Alexandra, un municipio de Johanesburgo, Sudáfrica.

El Reino Unido acusó hoy al presidente de Zimbabue, Robert Mugabe, de utilizar el hambre como "arma política" después de que su régimen decretase que todas las organizaciones no gubernamentales que operan en el país deben detener su actividad.

El viceministro de Información de Zimbabue, Bright Matonga, dijo a Efe que su Gobierno estaba revisando "algunas organizaciones no gubernamentales vinculadas con asuntos de política nacional que pretenden camuflarse como organizaciones que proporcionan comida a la gente".

"Que Robert Mugabe utilice la amenaza del hambre como arma política demuestra un desprecio cruel por la vida humana" y muestra al mundo "hasta dónde llegará" el mandatario zimbabuense "para aferrarse al poder", dijo en un comunicado el ministro británico de Cooperación Internacional, Douglas Alexander.

A su juicio, esta decisión "intolerable" parece formar parte de "una estrategia" de cara a la segunda vuelta de las elecciones presidenciales, el próximo 27 de junio, en la que Mugabe se enfrenta al líder del Movimiento para el Cambio Democrático (MDC), Morgan Tsvangirai.

El líder opositor, que venció en la primera ronda electoral aunque no obtuvo el 50 por ciento de los votos necesario para ser elegido directamente, acusa al Gobierno de tratar de intimidar a la población para que voten al jefe de Estado.

En su declaración, el ministro británico destacó la tarea de las agencias de ayuda internacionales que trabajan en Zimbabue como "puramente humanitaria", destinada a "alimentar a cuatro millones de personas hambrientas y afrontar la terrible pobreza y las privaciones que afligen al país".

"Las ONG internacionales que operan en Zimbabue no están ni han estado nunca implicadas en política interna y es tanto ofensivo como absurdo sugerir lo contrario", añadió Alexander, que insistió en que, "por el bien" de millones de personas pobres y vulnerables en Zimbabue, "debe autorizarse la llegada de ayuda".

También un portavoz del primer ministro británico, Gordon Brown, condenó hoy con rotundidad la decisión del régimen de Mugabe como "una tragedia" para el pueblo zimbabuense, mientras que las organizaciones no gubernamentales británicas expresaron su profunda preocupación por las consecuencias sobre la población.