Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

La coalición de los descontentos

Lo único que une a los 'rebeldes' del PP es el rechazo a Mariano Rajoy 

YOLANDA GONZÁLEZ ·05/06/2008 - 22:00h

Aunque parezca paradójico, no hay nada que una más a las voces críticas con Rajoy que el propio presidente del PP. Una de las ventajas con las que juega es que sus opositores no son un bloque compacto.

"Si mañana Mariano se va, aquí se forma la de Dios es Cristo", asegura un diputado nacional del PP. Cree este cargo que los críticos con Rajoy son tan heterogéneos y con argumentos tan diferentes que, una vez que Rajoy desapareciera del panorama, "se liarían a tortas entre ellos" para ver quién es capaz de alcanzar más protagonismo.

Una coctelera

La lista de descontentos es una coctelera con tres claros ingredientes. La componen, por un lado, los molestos con los nuevos nombramientos que Mariano Rajoy hizo en el Congreso o por la falta de diálogo, por otro, quienes creen que el partido ha cambiado sus principios y su discurso ideológico y, por último, los medios de comunicación convencidos de que Mariano Rajoy carece de liderazgo suficiente para que el PP llege al Gobierno.

El primero de los grupos lo integran diputados como Gustavo de Arístegui, que repite como portavoz de Exteriores, y que mantiene que la crisis de su partido no verá la luz hasta que Rajoy no desvele los nombres de su candidatura. También se ha sumado recientemente Alejandro Ballestero.

Tras acusar a Rajoy de hacer una "sangría de votos y personas en el partido", ha visto cómo perdía la portavocía de la Comisión Mixta de Control de Radio Televisión Española. Por su parte, Gabriel Elorriaga ha sido muy crítico apuntando a una falta de diálogo.

Dentro de este grupo de descontentos, el único que hasta la fecha ha manifestado que baraja la presentación de una candidatura es Juan Costa. Mano derecha de Rajoy en la campaña, no ha logrado ningún puesto relevante en el Congreso.

En el grupo de los que creen que el partido se ha embarcado en una deriva ideológica está el eurodiputado Alejo Vidal-Quadras. Ha exigido a Rajoy que deje "muy claros" los principios políticos del partido. Con esta petición, Vidal-Quadras se suma a los críticos a la ponencia política de la que se marchó María San Gil. A la todavía presidenta del PP vasco no le gustó nada que se filtrara que su partido iba a intentar emprender un acercamiento a los nacionalistas.

El último ingrediente de esta coctelera es el mediático. El Mundo y la Cope apuestan porque Rajoy tire la toalla.

Una lista sin futuro

Un miembro de la dirección nacional del PP considera que esta lista de críticos está movida por intereses tan "hetereogénos" que "no tendría mucho futuro".

Además, la única opción posible hasta la fecha, la de Costa, cuenta con una contradicción: se trata de un diputado moderado como Rajoy, por lo que no se exterioriza ningún tipo de brecha ideológica entre ambos. Resulta curioso, sin embargo, que esté siendo animado por los medios de la derecha más radical.

Desde el partido aportan otra versión de la crisis. Creen que a diferencia de otras ocasiones, ahora son algunos medios los que intentan montar la crisis y cuando llega el momento de dar el paso, de que salte otra candidatura, ésta no se produce porque en realidad no existe el descontento del que hablan", explica un miembro de la dirección nacional.

La situación es tan particular que Esperanza Aguirre, una de las voces más críticas, estaría dispuesta a apoyar una candidatura alternativa con la única intención de que Rajoy no sea un obstáculo para sus aspiraciones de futuro en el partido.