Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

Francia, dispuesta a dar marcha atrás en los contratos de integración

El ministro de Inmigración galo da su brazo a torcer y anuncia que habrá un acuerdo europeo

ANDRÉS PÉREZ ·05/06/2008 - 21:39h

ARTURO RODRÍGUEZ - Varias personas pasean por el patio del Centro de Retención de Inmigrantes de Hoya Fría (Tenerife).

El halcón del ejecutivo Sarkozy, Brice Hortefeux, ha dado su brazo a torcer en el pulso por el Pacto europeo de Inmigración. Ayer en Luxemburgo, el ministro de Identidad Nacional galo afirmó que los Contratos de Integración obligatorios para inmigrantes, que habían suscitado una fuerte reacción de España días atrás, son un “asunto menor” y que “no habrá dificultades para hallar un acuerdo”. En declaraciones a Público, colaboradores del ministro fueron más lejos y reconocieron que ya no existen en la actual propuesta francesa a Europa.

Responsables de Interior, Inmigración y Asuntos Sociales de los 27 países de la UE se hallaban reunidos ayer y hoy en Luxemburgo para aprobar una nueva versión de la “Directiva Retorno” europea, que intenta crear normas mínimas sobre deportación de inmigrantes sin papeles.
Esa reunión dio lugar, en paralelo, a un sinfín de encuentros bilaterales de Brice Hortefeux con sus colegas, en el marco de los preparativos para el Pacto Europeo de Inmigración que Nicolas Sarkozy quiere instaurar en la UE con ocasión de la presidencia francesa, a partir del mes próximo. El primer borrador del texto francés preveía exportar la obligatoriedad de los contratos de integración para los inmigrantes, ya en vigor en Francia.

Hortefeux mantuvo ayer un breve encuentro con la secretaria de Estado para Inmigración y Emigración, Consuelo Rumí, en el que transmitió a Madrid que “había escuchado el mensaje de la posición española” sobre los contratos.

Diego López Garrido, secretario de Asuntos Europeos, ya fue bastante tajante días atrás: Los Estados deben “ayudar a la integración” mediante cursos de lengua y formaciones, pero no imponerla desentendiéndose de los medios necesarios para alcanzarla.

Oído cocina, a juzgar por lo dicho ayer por Brice Hortefeux. El titular galo de Inmigración, Identidad Nacional y “Desarrollo Solidario” –actual nombre de su cartera–, afirmó que “naturalmente nos sentaremos en torno a una mesa y hallaremos un acuerdo”.

Prueba del camino recorrido y de las primeras asperezas limadas es que Hortefeux, auténtico plenipotenciario de Sarkozy para asuntos de inmigración, ya tiene previsto un encuentro el jueves con Miguel Angel Moratinos, y otro –aunque sin fecha– con María Teresa Fernández de la Vega.