Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

Art Basel confirma que la crisis económica no ha llegado al mercado del arte

EFE ·05/06/2008 - 19:55h

EFE - Un visitante observa la obra 'This is Shahnohza in 3 parts 01-09' del artista británico Julian Opie, en la feria internacional de arte Art Basel, en Basilea, Suiza.

Ni la crisis de los créditos, ni los temores de recesión, ni las amenazas inflacionistas parecen influir en el mercado del arte, que se muestra más vigoroso que nunca, como lo confirman los primeros días de ventas en Art Basel, la feria de arte moderno y contemporáneo más prestigiosa del mundo.

Como si fuera un mundo totalmente aparte, los galeristas no han visto reflejada en su actividad ninguna señal de ralentización de la economía, dijeron a Efe representantes de galerías llegadas desde España, Estados Unidos, Brasil y otros países.

"Los negocios van muy bien" fue la respuesta unánime de los marchantes consultados en esta feria, que cerrará sus puertas el próximo domingo.

"Nos va bien, estamos contentos. Hemos vendido muchas piezas", declaró Soledad Lorenzo, directora de una de las galerías más importantes de España y que participa en Art Basel desde hace 23 años.

"El arte es una necesidad y la sociedad tendría que estar muy arruinada para que no se venda arte en esta feria que es la mejor del mundo", dijo convencida Lorenzo, para quien Art Basel es sobre todo "un lugar de encuentro, donde las obras de tus artistas se encuentran con las de los demás", más allá que una simple vitrina de ventas.

Ticiana Correa, representante de la Galería Fortes Vilaça (Sao Paulo) también expresó una visión optimista, porque "las ventas han sido importantes" y en las primeras 48 horas de exhibición ya ha colocado valiosas obras de Ernesto Neto y otros reconocidos pintores de Brasil.

Para el arte brasileño, esta edición de Art Basel se ha iniciado con un importante impulso y reconocimiento por parte de coleccionistas y público en general, señaló Correa.

Por su parte, Izabela Grocholski, directora de la galería Krugier (Nueva York), se declaró "satisfecha", aunque también sorprendida, por el entusiasmo comprador de sus clientes.

"Pensamos que la posibilidad de una recesión iba a hacer difícil el negocio, pero no hay señales de nada de eso en esta feria", aseguró la marchante, quien ya ha vendido uno de los diez Picasso que ha traído a Basilea -"Los Bañistas" (1932)- por un precio que prefirió no revelar.

Porque si hay algo acerca de lo cual la discreción es una regla es justamente la fortuna que se mueve en esta feria, un dato sobre el que los organizadores nunca informan.

Los compradores, comenta Grocholski, siguen siendo fundamentalmente europeos y estadounidenses, pues aunque aumenta la clientela proveniente de países emergentes, principalmente rusos y asiáticos, la modificación del perfil de cliente todavía es "muy gradual".

Los responsables de la Galería Mayor -creada en los años veinte y una de las más antiguas del Reino Unido- llegaron a Basilea con cierta incertidumbre sobre "la reacción del público" en estos tiempos de turbulencias financieras, pero encontraron un ambiente muy positivo, dijo a Efe John Austin, uno de sus representantes.

Austin opinó que entre las ventajas de Art Basel está el que los potenciales compradores "siempre pueden encontrar lo que buscan", lo que termina siendo una alternativa más económica en comparación con los precios que alcanzan las obras en una subasta.

Llegada desde París, la Galería Hoss presenta interesantes obras de artistas españoles de la talla de Eduardo Chillida y Julio González, así como pinturas de uno de los artistas cubanos más universales, Wilfredo Lam, y del célebre uruguayo Joaquín Torres García.

Esta galería francesa trabaja desde hace tres décadas con artistas iberoamericanos, en los que ha encontrado la versatilidad, originalidad y singularidad con la que busca posicionarse frente a sus competidores.

Es así que, sin duda, Art Basel ofrece en un laberinto compuesto por 300 galerías rigurosamente seleccionadas entre más de 1.000 candidaturas, el universo entero de lo que actualmente es posible comprar en materia de arte moderno y contemporáneo.