Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

La OCDE dice que "lo peor de la crisis ha pasado y las presiones inflacionistas no aumentarán"

EFE ·05/06/2008 - 19:11h

EFE - La ministra de economía e industria francesa, Christine Lagarde, (i), es cucha al ministro turco de finanzas, Kemal Unakitan, (d), durante el encuentro del consejo ministerial de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).

Los ministros de Finanzas de la OCDE intentaron transmitir hoy el mensaje de que lo peor de la crisis financiera ya ha pasado y que los precios de las materias primas, que han provocado presiones inflacionistas, no deberían de seguir aumentando a corto plazo.

En su declaración final al término de dos días de reunión, los ministros de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) reconocieron, sin embargo, que el enfriamiento del mercado de la vivienda va a continuar en la mayor parte de sus países miembros.

Pusieron el acento en que la resistencia de la economía mundial a los choques que ha sufrido en los últimos meses ha sido "mejor de lo que se podía esperar", y que en los mercados financieros "la situación ha mejorado desde marzo", aunque las actuales condiciones del crédito están restringiendo la inversión.

Los ministros de Finanzas atribuyeron la resistencia de sus países miembros a la crisis financiera y al encarecimiento de las materias primas, en particular el petróleo, a las reformas estructurales y a las políticas macroeconómicas llevadas a cabo en los últimos años.

La embajadora española ante la OCDE, Cristina Narbona, consideró que lo más positivo del análisis de la organización es que "lo peor ha pasado", y coincidió también en el diagnóstico de que a España lo que más le afecta es la caída del mercado inmobiliario.

Narbona repitió, como ya lo había dicho ayer en París el ministro español de Economía, Pedro Solbes, que no comparte las previsiones económicas de la OCDE sobre España, que calcula que su crecimiento se limitará al 1,6% este año y al 1,1% en 2009.

Los ministros de Finanzas del conocido como el "Club de los países desarrollados" constataron que la fuerte demanda procedente de las economías emergentes es un factor que ha contribuido al encarecimiento de las materias primas, pero esa misma demanda también es un apoyo a la actividad en sus propios países.

Manifestaron preocupación por las presiones inflacionistas y algunas indicaciones a partir de expectativas sobre que la tendencia podría ser creciente.

Convinieron en que hay que prestar atención a los desequilibrios de las balanzas fiscales, especialmente donde persisten esas presiones inflacionistas, y continuar con las reformas estructurales.

Subrayaron la necesidad de una mayor apertura de los mercados agrícolas, industriales y de los servicios, y por eso pidieron un esfuerzo para cerrar el proceso negociador de la Ronda de Doha de la Organización Mundial del Comercio (OMC) con un acuerdo "ambicioso y equilibrado".