Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

Sebastián dice que la tarifa social protegerá a los que no pueden ahorrar energía

EFE ·05/06/2008 - 19:17h

EFE - El ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, durante su intervención en el almuerzo-coloquio organizado por el Foro de la Nueva Economía con la colaboración de The Wall Street Journal Europe, celebrado hoy en Madrid.

El ministro de Industria, Miguel Sebastián, explicó hoy que la nueva tarifa eléctrica social no es un instrumento de redistribución de la renta y tiene como objetivo proteger a los que consumen tan poco que no podrán beneficiarse de los descuentos que se aplicarán al ahorro energético.

En un almuerzo organizado por Nueva Economía Forum, Sebastián definió la nueva tarifa, que se pondrá en marcha a partir del próximo 1 de julio, como una medida "justa" y "eficiente", que servirá para avanzar hacia un nuevo modelo en el que primará más la reducción del consumo que la potencia contratada.

Añadió que adoptar criterios de renta en el modelo tarifario, una de las demandas de las asociaciones de consumidores, introduciría "complejidad" en el sistema y aclaró que el Gobierno no quiere utilizar la nueva tarifa como un mecanismo de redistribución de la renta.

Dentro de este nuevo paradigma, la tarifa social ha sido "diseñada para hogares que su consumo es tan bajo que sería difícil que ahorraran", explicó.

Sebastián esbozó ayer en el Congreso las líneas básicas de la nueva tarifa social, a la que podrán acogerse los consumidores que tengan contratada una potencia inferior a tres kilovatios (KW) en su primera residencia, unos 4,5 millones de hogares, según los cálculos de Industria.

En esta modalidad, el término de potencia será gratuito y el consumidor sólo pagará por el consumo de electricidad.