Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

La negociación de la declaración aplaza la rueda de prensa final de la cumbre de la FAO

EFE ·05/06/2008 - 10:53h

EFE - Un empleado egipcio prepara arroz en un molino en el fértil delta egipcio en Abu Rayea, al norte de Kafr Al-Sheikh, a 140 kilómetros de El Cairo (Egipto) ayer miércoles, 4 de junio.

La negociación de la declaración final de la cumbre de la FAO sobre seguridad alimentaria, que hoy concluye en Roma, ha obligado a aplazar la rueda final prevista en principio para las 15.00 horas GMT.

Los párrafos de la declaración que presentan más problemas son los referidos a cuestiones relacionadas con la instrumentalización política de los alimentos y la liberalización del comercio agrícola, según dijeron a EFE fuentes cercanas a la negociación.

En concreto, una de las frases más problemáticas es la que señala que "los alimentos no deberían utilizarse como instrumento de presión política y económica", informaron las fuentes, que no identificaron los países que la rechazaban.

No obstante, precisaron que esa formulación "está en vías de solución", mientras algunas delegaciones han mostrado su extrañeza porque se ponga en duda tal expresión, ya usada en otros documentos de la ONU.

Por lo demás, la declaración reiterará compromisos y expresiones ya formuladas en anteriores reuniones, según el último borrador, como que "es inaceptable que 854 millones de personas sigan malnutridas en el mundo de hoy".

Según otras fuentes consultadas por Efe, que dan por hecho que se recogerá en las primera líneas la frase "los alimentos no deben utilizarse como presión política y económica", el documento reconocerá que los precios de los alimentos se mantendrán elevados en los próximos años y que el incremento de los costes de la comida está teniendo un "efecto adverso" sobre la seguridad alimentaria.

Los miembros de la FAO expresarán en el documento la urgente necesidad de ayudar a los países en desarrollo para que puedan expandir la agricultura, así como incrementar la inversión pública y del sector privado en agricultura y desarrollo rural.

Entre las medidas a medio y largo plazo, la declaración final, según esas fuentes, pide a los gobiernos nacionales, a las instituciones financieras y a la comunidad internacional que asuman las política centradas en las personas y que favorezcan a los pobres de las zonas rurales, a los pueblos indígenas y poblaciones vulnerables.

Sobre los biocombustibles, el documento se limita a señalar que se deben afrontar "los desafíos y las oportunidades que plantean".