Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

Santander expone los diseños con los que Picasso llevó la modernidad al ballet

EFE ·05/06/2008 - 15:33h

EFE - Una mujer contempla algunas de las obras incluidas en la exposición "Picasso. La Danza", una colección de grabados del pintor malagueño pertenecientes a la Suite 347, la Suite 156 y al libro ilustrado "Le Tricorne".

El Palacete del Embarcadero de Santander expone hasta el 6 de julio una colección de 55 grabados de Picasso sobre la danza, en la que se pueden contemplar los diseños con los que el artista malagueño introdujo la modernidad en el ballet, con sus escenarios y trajes para "El sombrero de tres picos" (1919).

Esta exposición forma parte de la colección de 1.200 grabados de Picasso que posee la Fundación Bancaja e incluye un dibujo hasta ahora inédito: "El picador", el boceto del decorado que inicialmente iba tener a "El sombrero de tres picos", pero que fue desechado porque los responsables del espectáculo pensaron que podía herir la sensibilidad del público de Londres, donde se estrenó la obra.

"Con la obra de Picasso para 'Le tricorne' (el título original del ballet, en francés), se abre la modernidad en el ballet", ha explicado hoy el comisario de esta exposición, Juan Carrete, quien sostiene que toda la danza contemporánea "tiene sus orígenes" en el trabajo que el pintor español realizó para este espectáculo.

La obra de inspiración española que el público londinense pudo presenciar en el estreno de esa obra hace 89 años fue el fruto de la colaboración de los tres maestros que consiguió reunir Serge Diaghilev, el empresario los Ballets Russes, en su búsqueda del "arte total": el bailarín Léonide Massine, autor de la coreografía; el compositor Manuel de Falla y el propio Picasso.

El grueso de esta exposición, que llega a Santander dentro del programa cultural de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, lo conforman 40 figurines con los trajes de los distintos protagonistas de la obra y tres bocetos de telones y decorados.

La muestra se completa con otros 22 grabados muy posteriores, realizados entre 1968-1973, en los que el pintor malagueño vuelca sus experiencias y recuerdos sobre la danza, una disciplina con la que tuvo una estrecha relación a principios del siglo XX y de la que luego se fue apartando progresivamente, según ha explicado Carrete.

En aquella etapa de su vida, Picasso no sólo trabajó en la obra sobre la que gira esta exposición, "El sombrero de tres picos", sino que también diseñó decorados y vestuarios para los ballets "Parade" (1917), "Pulcinella" (1919), "Cuadro flamenco" (1921), "L'après-midi d'un faune" (1922) o "Mercure" (1924), entre otros.

El comisario de la exposición ha resaltado además la inspiración goyesca que puede percibirse en los trajes diseñados por Picasso para los protagonistas principales de "El sombrero de tres picos": el corregidor, la molinera a la que éste pretende y su esposo.

Para el resto de personajes secundarios, el pintor recurrió en sus diseños a temas típicos españoles o a obras como "La Celestina".

Ésta es la segunda exposición sobre Picasso que la Fundación Bancaja organiza en Santander en colaboración con la UIMP y la Autoridad Portuaria (propietaria del Palacete del Embarcadero).