Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

El Rey celebra los 30 años de la unidad de elite que liberó a Ortega Lara

EFE ·05/06/2008 - 07:19h

EFE - El rey don Juan Carlos, acompañado del ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba (d), hoy durante la visita a las instalaciones de la Unidad Especial de Intervención de la Guardia Civil, en la localidad madrileña de Valdemoro.

Don Juan Carlos ha presidido hoy el 30 aniversario de la creación de la Unidad Especial de Intervención (UEI) de la Guardia Civil, un grupo que tiene entre sus actuaciones la liberación del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, y cuya insignia es la reserva y la discreción en sus actuaciones.

El monarca, acompañado por el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, y el director de la Policía y la Guardia Civil, Francisco Javier Velázquez, ha visitado las dependencias de la unidad, en el Colegio de Guardias Jóvenes en Valdemoro (Madrid), donde ha descubierto una placa conmemorativa del acto.

Don Juan Carlos, con uniforme de capitán general del Ejército de Tierra, ha presenciado un exposición de la historia, la organización y las misiones de la UEI, además de una exhibición de los métodos de actuación de esta unidad especializada en operaciones de alto riesgo para detener a personas de gran peligrosidad, como terroristas, criminales organizados o secuestradores.

Desde su creación, los agentes que pertenecen a esta unidad han llevado a cabo 375 operaciones en las que han detenido a 650 personas, de las que 141 pertenecían a comandos terroristas, la mayoría de ETA.

También han liberado a 563 rehenes, porque otra de las misiones de este "grupo de elite" es la de hacer frente a secuestros, como lo hicieron cuando liberaron a Ortega Lara y detuvieron a los etarras. Un miembro de esta unidad fue el primero que entró en el agujero donde le tuvieron secuestrado más de 500 días.

Es una de las operaciones más destacables de la unidad, según han explicado hoy el general de División Atilano Hinojosa y el teniente coronel Juan Varga, quienes también han mencionado entre los logros la resolución de 18 motines en centros penitenciarios, entre ellos el que tuvo lugar en Foncalent (Alicante) en noviembre de 1990 y en Daroca (Zaragoza) en septiembre de 1992.

Además, la unidad ha participado en la resolución de cinco secuestros aéreos, cuatro de los cuales se resolvieron mediante un equipo de negociación, mientras que en el quinto se entregó el secuestrador.

La unidad presta además protección inmediata a dignatarios y personalidades ante una amenaza inminente de atentado, como lo hicieron en las dos visitas del papa Juan Pablo II a España y en la que realizó el pontífice a Angola en 1992.

Los especialistas de esta unidad también han desarrollado once operaciones contra el narcotráfico en alta mar, en las que han detenido a 31 personas.

En general, la misión de la unidad es neutralizar los actos delictivos que exijan una actuación inmediata y altamente especializada porque su peligrosidad y riesgo así lo requiera.

Los agentes de esta unidad tienen "a timbre de honor y de eficacia y eficiencia", según el general Hinojosa, "el que no se conozcan sus métodos y procedimientos operativos, incluso los materiales que utilizan", porque son conscientes de que los delincuentes son "cada vez son más sofisticados" y no deben conocer las técnicas para hacerles frente.

"No queremos que se conozcan sus actuaciones, sino que los ciudadanos sepan que hay una unidad especial de la Guardia Civil que, en un momento dado, en el más grave que uno pueda imaginar, intervendrá con grandísimas posibilidades de éxito", ha comentado el general, quien ha preferido no cuantificar el número de agentes que están destinados en esta unidad porque "es materia reservada".

Pero lo que está claro es que los agentes de este grupo, según ha recalcado el general, tienen una altísima calidad y deben haber superado antes un curso de adaptación a las técnicas y tácticas de la unidad, que dura nueve meses y que es "muy duro y selectivo".

Prueba de esa dureza es que, de los 26 agentes que iniciaron el curso este año, sólo lo han superado cuatro, que deberán estar al menos cinco años en la UEI, que está estructurada en varios grupos, como los de intervención, formados por tiradores, buceadores técnicos en microvoladuras y patrones de embarcaciones, entre otros.