Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

El PSOE, decepcionado con la actitud "rancia" de los obispos gallegos

Los prelados elaboraron una nota llamando a objetar la asignatura Educación para la Ciudadanía

EFE ·05/06/2008 - 11:54h

El portavoz del PSOE en el Parlamento gallego, Ismael Rego, expresó su decepción por la actitud "rancia y caduca" de los obispos gallegos, que el pasado domingo elaboraron en Lugo, coincidiendo con la Ofrenda del Antiguo Reino de Galicia, una nota llamando a objetar la asignatura Educación para la Ciudadanía .

"Es muy sorprendente y me gustaría saber por qué tienen miedo los obispos gallegos a una sociedad formada en valores de solidaridad e igualdad de derechos", advirtió.

Rego entendió que detrás de la iniciativa de los prelados gallegos subyace una "vocación limitativa" que resulta "muy sorprendente", por lo que expresó su convicción de que una parte importante de los católicos gallegos también sentirán "una fuerte decepción" con los obispos de esta comunidad.

"Es muy preocupante que la Iglesia y sus representantes tomen este tipo de posicionamientos tan retrógrados, que no aportan nada al futuro de la humanidad y, sobre todo, tampoco hacen ninguna aportación positiva al futuro de la Iglesia", subrayó.

Mayor desapego 

El político socialista expresó su convicción de que la misiva de los obispos gallegos traerá consigo "un desapego mayor" hacia su representación, ante su interés por "limitar la capacidad de los ciudadanos en su formación".

Rego también expresó su sorpresa por el hecho de que fuera un documento consensuado, ya que aseguró tener la convicción de que no todos los obispos gallegos coinciden con el talante expuesto en la nota.

"Este tipo de actitudes suponen un retroceso serio en la opinión que los ciudadanos tendrá de los representantes de la Iglesia"

Por este motivo reconoció que la firma conjunta le supuso "alguna decepción seria" y no tanto en otros casos, en alusión al obispo de Lugo, Alfonso Carrasco, que, dijo, "era más esperable este tipo de actitud".

"Es muy decepcionante este tipo de actitudes rancias y caducas que suponen un retroceso serio en la opinión que los ciudadanos tendrá de los representantes de la Iglesia Católica en esta comunidad", concluyó.