Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

La crisis del vacuno de EEUU, las protestas y la derrota acorralan a Lee

EFE ·05/06/2008 - 11:31h

EFE - Un colegio electoral de Seongdong Ward es fotografiado prácticamente vacío durante las elecciones locales celebradas en 52 distritos electorales, en Seúl, Corea del Sur, ayer miércoles 4 de junio.

Seul.- 5 jun (EFE).- La crisis del vacuno estadounidense ha acorralado al presidente surcoreano, Lee Myung-bak, después de un mes sufriendo las embestidas de los manifestantes, las presiones de EEUU y ahora la derrota de su partido en unos comicios locales.

Varias organizaciones civiles han anunciado hoy una manifestación de tres días de duración, la oposición pide la dimisión en masa de su gabinete y su índice de popularidad ha caído por debajo del 17 por ciento.

Además su partido, el Gran Partido Nacional (GPN), sufrió una rotunda derrota en los comicios locales celebrados ayer, al hacerse con solo diez de los 52 cargos que estaban en juego, frente a los 22 cargos que obtuvo el principal partido de la oposición.

El GPN no conocía una derrota electoral desde los comicios parlamentarios celebrados en 2004.

Una situación que difícilmente podría haber previsto Lee cuando ganó las elecciones de forma aplastante hace apenas tres meses.

Pero durante el último mes las calles de Seúl y otras principales ciudades han estado agitadas con miles de manifestantes que protestaban a diario contra la apertura del mercado surcoreano al vacuno de EEUU, incluido el de reses mayores de 30 meses, las más proclives al mal de las vacas locas.

Durante varias semanas Lee no mostró ninguna intención de ceder a la petición popular de renegociar el acuerdo comercial pactado en abril con EEUU que abre las puertas a la importación de casi todos los productos de vacuno.

Pero este martes, el día previsto para la entrada en vigor del acuerdo, que coincidía con los 100 días en el cargo de Lee, el gobierno cedió tras un intenso fin de semana con decenas de heridos y más de 200 detenidos durante en las protestas en Seúl.

No obstante, los problemas no acaban ahí: los manifestantes enardecidos sumaron otras quejas a su rechazo al vacuno de EEUU, y llegaron a pedir el freno a las privatizaciones emprendidas por Lee e incluso su dimisión.

El alcance del descontento popular se vio reflejado en unas encuestas publicadas con motivo de los cien días de gestión de Lee, en las que la aceptación del presidente se situó en un 17 por ciento.

Washington tampoco ha ayudado demasiado a Lee.

Esta misma semana, el Gobierno surcoreano pidió a EEUU que paralice las exportaciones de carne de res mayor de 30 meses, pero el embajador estadounidense en Seúl, Alexander Vershibow, descartó en cuestión de horas esa posibilidad.

En su lugar instó a los surcoreanos a aprender más sobre la ciencia y el vacuno estadounidenses.

El comentario del diplomático suscitó fuertes críticas de la ciudadanía y la oposición, que acusaron al embajador de insultar a todos los surcoreanos.

Los partidos opositores achacan a Lee no haber tenido en cuenta la salud pública, y no haber consultado el asunto con políticos y expertos antes de pactar con Washington la apertura del mercado surcoreano, el tercero mayor para las exportaciones de vacuno de EEUU antes de la prohibición.

La ciudadanía parece haber frenado ya la entrada de vacuno estadounidense, pero la ira popular contra Lee no se ha apagado: esta madrugada un hombre se quemó a lo bonzo mientras participaba en la protesta callejera en Seúl.

El hombre, de 56 años e identificado por su apellido Kim, sufrió quemaduras en varias partes de su cuerpo, aunque se encuentra fuera de peligro.

Las protestas callejeras no cesan y varias organizaciones civiles han convocado para esta noche una manifestación de tres días, aprovechando que mañana es fiesta en Corea del Sur.