Archivo de Público
Miércoles, 4 de Junio de 2008

Un aterrizaje brusco en 2008

La OCDE abona el pesimismo con una previsión de crecimiento del 1,6% para España

ANDRÉS PÉREZ ·04/06/2008 - 22:31h

El secretario general de la OCDE, el mexicano Ángel Gurría. EFE

La OCDE asestó ayer, con su informe semestral, un golpe a las previsiones económicas de España que se parece bastante a un carpetazo al que se bautizó como "milagro" económico español. La organización basada en París rebajó las previsiones de crecimiento del PIB más de lo que lo hizo para otras grandes economías, estimó que la inflación va a empeorar y auguró un fuerte incremento del desempleo.

El vicepresidente Pedro Solbes intentó contrarrestar de inmediato la publicación del informe, afirmando que éste es "excesivamente pesimista". Por el contrario, sí acogió de buena gana los párrafos que prevén, para España, el inicio de la recuperación a mediados de 2009 y que saludan la buena resistencia del sistema financiero español frente a la crisis de las hipotecas basura.

En su informe de Perspectivas Económicas para el conjunto de las grandes economías, la OCDE estima que España crecerá este año un 1,6% y en 2009 sólo un 1,1%. Esa previsión de crecimiento supone una fuerte corrección a la baja respecto al anterior informe, de hace seis meses. Entonces, la organización adjudicaba a España un crecimiento del 2,5% en 2008 y del 2,4% en 2009.

Se trata del mayor recorte en las estimaciones de crecimiento aplicado por los expertos de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) a una de las grandes economías del planeta. Con esa señal, la OCDE considera a España como uno de los países más vulnerables ante la crisis financiera, el fin del ladrillo y la desacele-
ración mundial. Respecto a la inflación, la OCDE estima que será del 4,6% este año, y que se mantendrá aún en el 3% en 2009.


El pesimismo de la OCDE respecto a España es sólo comparable al que también luce frente a Estados Unidos. Hace seis meses, los expertos de la organización preveían que en 2009 la primera economía del planeta iba a crecer un 2,2%, señal de que pensaban que habría salido de la crisis de los préstamos hipotecarios de riesgo. Ahora, la OCDE estima que en el actual trimestre habrá una contracción del PIB del 0,5%, aunque se cerrará 2008 con un menos inquietante 1,2%. Para 2009, pronostica un 1,1% de crecimiento.


Por otra parte, Caixa Catalunya también ha rebajado su previsión de crecimiento de la economía española al 2% en 2008 y al 1,5% en 2009, informa Glòria Ayuso.