Archivo de Público
Jueves, 5 de Junio de 2008

Zapatero acusa al PNV de buscar el "desgobierno"

El presidente liga un avance en el autogobierno a que Ibarretxe retire su ‘hoja de ruta’

LUIS CALVO ·05/06/2008 - 07:30h

“Nosotros cumplimos escrupulosamente el programa del PSE, y ustedes cumplen la Constitución y el Estatuto de Gernika”. El reto, planteado por José Luis Rodríguez Zapatero al portavoz parlamentario del PNV, Josu Erkoreka, devolvió ayer al Congreso el debate sobre el nuevo plan de Ibarretxe.

El presidente de Gobierno se mostró firme. Los nacionalistas vascos pedían el traspaso de más competencias, profundizar en el autogobierno. Para ello se amparaban en el programa del PSE, que bajo el título Más Estatuto, más bienestar, recoge el traspaso de la investigación científica. Josu Erkoreka trató de cercar al presidente: “Es su propuesta, su compromiso, y en cambio en esta Cámara votaron en contra”. “¿No piensa dar cumplimiento ni tan siquiera a los compromisos públicos adquiridos por su partido en relación con el autogobierno vasco?”, le preguntó.

Estatuto frente a referéndum

Zapatero no se inmutó. Al contrario. Le dio la vuelta al argumento del PNV y vinculó el cumplimiento del programa socialista a la retirada de la hoja de ruta del lehendakari. Reprochó a Erkoreka, además, que abandone los cauces constitucionales. “Hemos demostrado en estos cuatro años que la capacidad de diálogo, de entendimiento, de acuerdos y de avance hacia al autogobierno, por nuestra parte existe, pero autogobierno, no desgobierno”, puntualizó.

En esta ocasión, la réplica se la dio la portavoz del PP, Soraya Sáenz de Santamaría. Como es habitual, utilizó los primeros segundos de su intervención para dirigirse a Zapatero, ya sin uso de la palabra.

Nadie diría que la posición de PSOE y PP es común respecto a la propuesta de Ibarretxe. Sáenz de Santamaría acusó con dureza al presidente de haber quitado hace un año hierro al asunto. “Usted nos acusó entonces de ver fantasmas en el referéndum de Ibarretxe. Como siempre, no dio ni una”, le reprochó. Según la portavoz conservadora, en las nueve reuniones entre Ibarretxe y Zapatero, cuando era necesario un “no para siempre”, el presidente sólo tuvo valor de pronunciar un “vuelva usted mañana”. “La única diferencia es que el referéndum está cada vez más cerca”. Y ofreció: “Si quiere acompañamiento [para parar la hoja de ruta], llámenos”.

“El Estado no acepta desafíos”

La vicepresidenta, María Teresa Fernández de la Vega, fue la encargada de defender al Gobierno. Usó para ello la misma firmeza que minutos antes había empleado Zapatero. La postura del Ejecutivo no ha variado nada. Utilizará “todas las medidas en el marco de la Constitución y de la ley”, para “impedir un referéndum ilegal”, un proyecto “total y claramente inconstitucional”. De la Vega trató de calmar a los conservadores: “El Estado no acepta desafíos y tiene mecanismos para desactivarlos”.

La portavoz conservadora trataba, mientras, de señalar la contradicciones del Gobierno. Se sacó de la manga un debate sobre soberanía: “Su grupo votó que Catalunya sea una nación y a los socialistas vascos no les parece mal que se llame así a Euskadi”. Es el problema, acusó, de “estirar las palabras como el chicle”.

la Vega aún tenía un cartucho y sacó a relucir la crisis del PP: “No me hable de posiciones discrepantes, porque para discrepancias mírese usted en el País Vasco”.

 

IBARRETXE: "YA VEREMOS LO QUE PASA"

 “Ya veremos lo que pasa en el futuro con la consulta”, contestó ayer el lehendakari, Juan José Ibarretxe, al ser interrogado sobre cuál será la reacción del tripartito vasco si el Constitucional decreta su suspensión. El lehendakari señaló que hay que ir “paso a paso” y que el siguiente es aprobar el proyecto de ley en el pleno del Parlamento vasco del 27 de junio.  En este sentido, Ibarretxe denunció que es una “falta de respeto” hablar de posibles recursos ante el Constitucional contra “lo que todavía no se sabe qué es lo que va a ser”.

Sus palabras contrastan con las pronunciadas el martes por el presidente del PNV, Iñigo Urkullu, que dijo que si el el Constitucional suspende la consulta “no se abrirán las urnas. Por su parte, la portavoz del PCTV en el parlamento vasco, Nekane Erauskin, tachó la consulta de “trampa” y proclamó que “la hoja de ruta que necesita Euskadi ha de incluir la independencia”. Pese a ello, Erauskin aseguró que su grupo no ha decidido si la apoyará o no.