Archivo de Público
Miércoles, 4 de Junio de 2008

Los huevos de un ave disminuyen por el cambio climático

Un estudio en la Sierra de Madrid constata que el aumento de las temperaturas ha cambiado el tamaño de los huevos del papamoscas cerrojillo.

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·04/06/2008 - 20:12h

CSIC - Huevos de papamoscas cerrojillo, con diferencias notables de tamaño por el cambio climático.

El cambio climático está provocando cambios en los comportamientos de diversas especies, y en concreto, en las aves. La golondrina o el papamoscas cerrojillo han adaptado su regreso primaveral desde África a la Península a la disponibilidad de alimento.

Ahora, un estudio del investigador del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) Jaime Potti, publicado en Journal of Ecology, confirma que el aumento de las temperaturas debido al cambio climático también influye en el tamaño de los huevos que pone el papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca).

El regreso de este ave se ha adelantado porque los robledales echan antes la hoja y las orugas salen antes del huevo. Y este trastorno en la época de cría significa que no es el momento óptimo. Los papamoscas tienen menos alimento y de menos calidad, y los huevos, por tanto, son de menor tamaño.

La investigación de Potti se basa en datos recopilados a lo largo de 16 años en la sierra de Madrid. Las mediciones se realizaron en más de 6.000 huevos de 1.300 puestas. Desde 1980 las temperaturas del área de estudio, La Hiruela, han aumentado 0,11ºC por año, una cifra considerable y con consecuencias en las sucesivas generaciones.

El papamoscas cerrojillo, una pequeña ave de unos 13 centímetros, vive en hayedos, robledales y pinares y tiene una gran destreza, como su nombre indica, en cazar moscas y otros insectos.

Noticias Relacionadas