Archivo de Público
Miércoles, 4 de Junio de 2008

La "revolución" de los nuevos materiales gana el Príncipe de Investigación

EFE ·04/06/2008 - 07:35h

EFE - Cinco creadores de nuevos materiales ganan el Premio Príncipe de Asturias de Investigación. La candidatura está integrada por el ingeniero japonés Shuji Nakamura (i), su compatriota el físico Sumio Iijama, así como por los estadounidenses Robert Langer (ingeniero) y los químicos Tobin Marks y George M. Whitesides.

La "revolución sin precedentes" que supone para la ciencia la aplicación de los nuevos materiales al desarrollo sostenible y la lucha contra la pobreza ha sido reconocida hoy con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica, concedido a los cinco investigadores que lideran este campo.

La candidatura ganadora está integrada por el ingeniero estadounidense Robert Langer y por sus compatriotas químicos Tobin Marks y George M. Whitesides, así como por los japoneses Sumio Iijama (físico) y Shuji Nakamura (ingeniero) y fue propuesta por el químico Amador Menéndez, que formaba parte del jurado.

El acta del jurado, a la que ha dado lectura su presidente, el cirujano Enrique Moreno, destaca que los cinco científicos premiados se han convertido en "referentes universales" en la Ciencia de Materiales y la Nanotecnología.

Así, entre sus descubrimientos figuran los nanotubos de carbono, los diodos emisores de luz (LEDs), biomateriales que posibilitan la liberación inteligente de fármacos, la producción de tejidos y órganos para trasplantes o la fabricación de materiales en la nanoescala y el desarrollo de nuevos plásticos y materiales reciclables.

Estas técnicas resultan, según el jurado, "fundamentales para el desarrollo sostenible del planeta y la lucha contra la pobreza" y contribuye "de forma decisiva" al ahorro energético y a la utilización de nuevas fuentes de energía.

Los nuevos conocimientos básicos y las técnicas y descubrimientos realizados por este grupo de científicos y las "fascinantes" tecnologías que han desarrollado están impulsando, destaca el acta, "una revolución sin precedentes" y resultan "de trascendental importancia para el progreso de la Humanidad".

A las últimas rondas de votaciones del jurado llegaron también la microbióloga estadounidense Rita R. Colwell, y los bioquímicos Erik de Clercq y Antonín Holý, belga y checo, respectivamente, por sus hallazgos sobre enfermedades virales como la varicela y el herpes.

Shuji Nakamura inventó en 1993 los diodos luminosos LED (Light Emitting Diode) azul, verde y blanco, así como de la luz láser azul, que quintuplica la capacidad de almacenamiento de datos.

El LED es una fuente lumínica de gran eficiencia, larga vida y consumo más reducido que otras, con potencial en zonas subdesarrolladas sin suministro eléctrico.

Por su parte, el físico Sumio Lijama fue el descubridor, en 1991, de los nanotubos de átomos de carbono, cuando era jefe de investigación de NEC Corporation.

Son las fibras más resistentes conocidas, son ultraligeras y tienen una conductividad eléctrica muy superior al cobre, así que podrían revolucionar la electrónica, la computación y el almacenamiento de hidrógeno, y pueden aplicarse a la producción de cerámicas, metalurgia, electrónica, materiales magnéticos, óptica o biomedicina.

El estadounidense George M. Whitesides, profesor del departamento de Química Biológica de la Universidad de Harvard (EEUU), se ha ocupado de desarrollar nuevos materiales y aplicaciones a través del control de la materia a escala nanométrica como la litografía blanda, mientras que su compatriota Robert S. Langer es catedrático de Ciencias y Tecnologías de la Salud del Massachusetts Institute of Technology (MIT) y ha estudiado nuevos sistemas inteligentes de administración de fármacos.

Las investigaciones del químico Tobin J. Marks se centran en la utilización de transistores invisibles de alto rendimiento que combinan material orgánico e inorgánico, y que permitirían la construcción de pantallas de texto e imágenes que podrían proyectarse sobre un parabrisas, unas gafas o una ventana.

Los dos últimos años este premio fue para el físico Juan Ignacio Cirac y para los investigadores Peter Lawrence y Ginés Morata.