Archivo de Público
Miércoles, 4 de Junio de 2008

Solbes considera "excesivamente pesimistas" las previsiones a la baja de la OCDE

El vicepresidente segundo cree que la OCDE "infravalora" el impacto de las medidas de estímulo económico puestas en marcha por el Ejecutivo

EUROPA PRESS ·04/06/2008 - 13:27h

Pedro Solbes, tras la reunión del Consejo de Ministros del viernes pasado. EFE

El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, considera "excesivamente pesimistas" las previsiones de crecimiento para España que ha dado a conocer hoy la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), que prevén un aumento del PIB del 1,6% para este año y del 1,1% para 2009.

Antes de su intervención en el foro de la OCDE sobre cambio climático, celebrado en París, Solbes indicó que la OCDE "infravalora" el impacto de las medidas de estímulo económico puestas en marcha por el Ejecutivo, y recordó que sólo la rebaja del IRPF, que supondrá 6.000 millones de euros, puede incrementar el consumo privado entre el 0,7% este año y el 1% en 2009. El impacto de todas las medidas en términos de PIB, según los cálculos del Gobierno, se sitúa entre el 0,2% y el 0,3% de crecimiento.

En segundo lugar, Solbes ve también infravalorada la inversión de bienes de equipo porque las previsiones de la OCDE establecen una previsión anual del 1,6% que al Gobierno no le parece "realista" teniendo en cuenta que, en el primer trimestre, ha crecido más de un 6%.

Solbes es más optimista que la OCDE respecto a la inversión en construcción 

Tampoco cree realista la previsión de inversión en construcción no residencial, dado que el apoyo que dará el Gobierno a la obra pública permitiría "ser más optimistas". Estas diferencias de visión respecto a la OCDE es lo que ha permitido a Solbes mantener la previsión de crecimiento para España en el 2,3% para este año.

Junto a estas diferencias hay, según Solbes, coincidencias claras con la OCDE en que la economía española puede empezar a recuperarse en el año 2009 y, por tanto, si al final se cumplen los pronósticos, la fase de desaceleración será "relativamente corta".

También comparte el vicepresidente el punto de vista de la OCDE de que lo peor de las turbulencias financieras a nivel mundial puede haber quedado atrás y que la recuperación puede iniciarse a mediados de 2009.

En el informe de la OCDE, se ponen también de manifiesto las malas perspectivas de inflación para los próximos, que han empeorado como consecuencia de la evolución de los precios del petróleo y también han tenido impacto en las previsiones de crecimiento.

En este sentido, el titular de Economía está de acuerdo con el organismo internacional en la necesidad de corregir las perspectivas inflacionistas y evitar "efectos de segunda vuelta" que tengan un impacto en términos de espiral inflacionistas y que habría que "evitar a cualquier precio", según Solbes.