Archivo de Público
Miércoles, 4 de Junio de 2008

El TAU se lleva la ACB

Los de Vitoria se llevaron de calle el tercer partido de la final ante el Barcelona (71-61) y consiguen el segundo título de su historia

NOELIA ROMÁN ·04/06/2008 - 00:07h

 
A la primera oportunidad, sin contemplaciones y mostrando una incuestionable superioridad, el Tau conquistó ayer la segunda liga de su historia y se sumergió en una auténtica fiesta: la que el Buesa Arena dedicó al nuevo  campeón. Seis años después de conquistar su primer título, el conjunto baskonista recuperó el viejo guión, revivió escenas del pasado y le infringió una nueva derrota al Barcelona para firmar un 3-0 que no admite discusión.

No fue rival el conjunto azulgrana, que claudicó sin remisión cuando aún quedaba todo el último cuarto por disputar, pero nadie podrá cuestionar que el Tau, cuarto en la liga regular, ha sido el mejor equipo en el play off. Ansioso por saldar cuentas y liberarse de la etiqueta de perdedor, el equipo de Spahija ha demostrado calidad y mucha ambición. Todo lo contrario que el Barça que, lograda la clasificación para la Euroliga, bajó los brazos y ahora, tras completar un trienio negro, se aboca a una profunda remodelación.  


Habían sobrevivido los azulgrana a un primer cuarto nefasto, un auténtico canto al despropósito que le habría condenado a las primeras de cambio si el Tau no hubiese sido víctima de una presión que le impidió explotar la inoperancia azulgrana. Pascual buscó infructuosamente en el banquillo algún jugador que pusiese fin a una estadística ridícula: dos míseros puntos (de Trias) en más de ocho minutos. Ni Neal, ni Acker ni Pepe Sánchez fueron la solución. Pero apareció Marconato casi sobre la bocina y, con un triple más afortunado que certero, obró lo que casi pareció un milagro: que el Barça iniciase el segundo acto con sólo  seis puntos de desventaja (15-9).

La perspectiva animó a Fran Vázquez, que se multiplicó en defensa para reforzar la vigilancia sobre Splitter, al tiempo que dio rienda suelta a su muñeca para liderar un remonte que no logró pasar del empate (26-26). Como en toda la serie, cuando el Barça se le acercó, el Tau apretó el acelerador. No necesitó demasiado el conjunto de Spahija.  Siempre halla un Teletovic, un Planinic o un Rakocevic con el cargador preparado para disparar, con demoledora prescisión, desde la línea de tres. La del ala-pívot bosnio ha sido más que destacable en toda la serie.

De modo que el Tau apenas echó de menos a Splitter, cuya vigilancia cargó de faltas a los pívots del Barça y despertó la visión panorámica del brasileño, que ejerció de pasador.  La condena azulgrana estaba asegurada. El Tau, que había calentado motores durante tres cuartos, decidió aprovechar la pasividad del Barça, incapaz de enlazar dos buenas jugadas, y, liderado por Mickeal, convertir el partido en una auténtica fiesta.