Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Madrid y París tratan de pactar el plan de inmigración de la UE

El optimismo manifestado este martes contrasta con los roces de los últimos días 

ANDRÉS PÉREZ ·03/06/2008 - 21:44h

El secretario de Estado para la UE, Diego López Garrido, inició este martes en París los trabajos de Hércules: moderar el contenido del futuro Pacto Europeo sobre Inmigración que Nicolas Sarkozy quiere imponer a la UE aprovechando la presidencia de turno francesa. López Garrido se reunió en la capital francesa con su homólogo Jean-Pierre Jouyet, que pasa por liderar el sector moderado del Ejecutivo conservador francés.

Ambos finalizaron el encuentro afirmando su optimismo sobre la perspectiva de un próximo acuerdo hispano-francés sobre inmigración, a estudiar en la cumbre bilateral que España y Francia celebrarán el 27 de junio en Zaragoza. El texto, una vez concretado, sería luego propuesto al conjunto de socios de la UE.

En respuesta a una pregunta de Público, López Garrido y Jouyet se distanciaron de las propuestas originales más duras contenidas en el primer borrador del acuerdo.

"El pacto no será una maquinaria de expulsar en común”

En cuanto al denominado contrato de integración obligatorio para inmigrantes, Jouyet señaló que se trata de ir “más allá de las formulaciones” y López Garrido, sin suscitar matizaciones por parte de su colega, afirmó que la UE no deberá imponer sino “ayudar a esa integración”. En el segundo punto conflictivo, Jouyet aseguró que el pacto sobre inmigración no concretará en cifras los objetivos de expulsiones de sin papeles, siguiendo el modelo que se aplica en Francia. “El pacto no será una maquinaria de expulsar en común”, afirmó el secretario de Estado francés.

Contraste 

El optimismo manifestado este martes contrasta con los roces de los últimos días entre París y Madrid en materia de inmigración. No obstante, Jouyet puso un límite a su optimismo: recordó que lo acordado sólo le compromete a él mismo y a su responsable, el ministro Bernard Kouchner, y no al conjunto del Ejecutivo.

No sin malicia, Jouyet recordó que “Diego” tiene pendiente reunirse con el halcón del ejecutivo francés, Brice Hortefeux, ministro de Identidad Nacional y protegido de Nicolas Sarkozy.