Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Los fieles a Rajoy retan a Costa a presentarse como candidato

Consideran probado que en el PP no existe una batalla ideológica y que la pelea es de personas

MARIA JESÚS GÜEMES ·03/06/2008 - 21:37h

El círculo de confianza de Mariano Rajoy está satisfecho por cómo se desarrolló el acto del PP en Valladolid, donde la mayoría de los dirigentes regionales apoyaron la candidatura del presidente nacional, y también el Comité Ejecutivo Nacional, donde las voces críticas fueron minoría.

Creen que esta “terapia de grupo”, como lo califica un diputado conservador, ha demostrado que en el partido no hay “ningún problema de principios sino que era de personas y liderazgos”. “Algunas intervenciones parecían marcadas, como en una hoja de ruta. Por ejemplo, la de Ignacio González, que la llevaba mecanografiada. Si la idea era que al día siguiente se publicara que todo el mundo estaba en contra de Rajoy, desde luego, no salió bien porque hubo más respaldos que otra cosa”, comenta un miembro del aparato del partido.

"Ya sabemos cuántos estamos en cada lado", señala González Pons

Lo más llamativo en esa cita fue que Costa dio la cara ante todos sus compañeros y no descartó presentar su candidatura. Ayer, desde el Congreso volvía a insistir en sus palabras: “España y el PP necesitan una alternativa nueva y ganadora donde quepan todos”.

Varios dirigentes conservadores cercanos a Rajoy le empujaron durante todo el día a dar el paso. Soraya Saénz de Santamaría, Ana Pastor o José Manuel Soria fueron algunos de los que animaron a quien crea que tiene un proyecto. Alberto Núñez Feijóo se sumó al coro de voces y pidió a Costa que lo hiciera porque así legitimaría sus críticas.

A vueltas con los avales

El presidente del PP de Galicia se comprometió a reunir a a los compromisarios de su tierra si surgía otra candidatur  para pedirles que no remitieran sus avales hasta no escuchar al aspirante. Ricardo Costa, el hermano del ex ministro, volvió a reiterar su apoyo a Rajoy y a negar que esta situación le genere “un conflicto político personal familiar”. Y hasta un consejero de Esperanza Aguirre, Manuel Lamela, salió a dar su apoyo al actual líder.

Sólo Esteban González Pons comentó que preferiría que se integrara en el equipo de Rajoy y no “emprendiendo una aventura que le separa un poco de su generación”.

El ex ministro reitera que el PP necesita una alternativa "nueva y ganadora"

En declaraciones a Antena 3, el diputado valenciano señaló que los que se posicionaron en contra de Rajoy se podían “contar” y que aunque podía ser “doloroso” para el líder del PP porque eran personas fuertemente vinculadas a él, peor habría sido que fueran “cinco presidentes provinciales, alcaldes o refrendados por el voto de los ciudadanos”. Y concluyó con una sentencia tajante: “Ya sabemos quiénes somos todos, dónde estamos y cuántos estamos en cada lado”.

Para los fieles a Rajoy, sería conveniente acabar de una vez por todas con el suspense. Creen que un contrincante reforzaría a su “jefe”. Pero los allegados al ex ministro consideran que él “administrará los tiempos como le parezca conveniente”. Costa pidió respeto para “una decisión personal”.

Muchos le recuerdan que se acaba el tiempo y si quiere ser candidato “debe ponerse a trabajar y recorrer el mapa pidiendo apoyo”. “Madrid no es el resto de España y además como mínimo debería contar, aunque fuera simbólicamente, con el respaldo de alguno de su provincia, Castellón. Pero allí nadie le apoya”, cuentan en el Congreso.

Integración

Rajoy hizo hincapié en que trataría de hacer un equipo de integración. Para algunos eso le “loa” porque después de lo que escuchó podía haberse “enrocado” o haber pensado en cómo “castigar a los críticos”. También apreciaron en él su “voluntad” de luchar por el futuro pero “muy consciente” de las dificultades de aquí al 2012.