Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Pertinaz pese a la lluvia

El Observatorio del Ebro (CSIC) registra el mayo más lluvioso desde 1880, aunque las precipitaciones no han sido suficientes para desactivar las alertas en algunas cuencas españolas 

JACOB PETRUS ·03/06/2008 - 23:00h

La Comisión Hidrográfica del Ebro ha abierto tres de las siete compuertas del embalse de Ullibarri Gamboa, que abastece a Bilbao y Vitoria, debido a las lluvias de los últimos días. EFE

El pasado 14 de marzo, el conseller de Medio Ambiente de la Generalitat de Catalunya, Francesc Baltasar, a pesar de ser agnóstico, se encomendó a la Virgen de Montserrat, la Moreneta, para que lloviera en la comunidad catalana y así finalizase la grave sequía. Nadie sabe si esta petición, confesada por el mismo conseller en una entrevista radiofónica, está detrás de una situación meteorológica que se ha visto ilustrada con una imagen también religiosa: la estampa de la iglesia del pantano de Sau, en la provincia de Barcelona. Mientras hace dos meses, la escasez de agua la dejaba al descubierto, hoy a duras penas muestra la punta del campanario.

Es un resumen de los dos últimos meses, que también han dejado diversos récords de precipitación en España, inundaciones causadas por las crecidas de los ríos y daños en la agricultura por el exceso de agua.
Especialmente durante el mes de mayo que acaba de finalizar, diversos observatorios meteorológicos españoles han medido cantidades de precipitación hasta ahora nunca vistas. Por ejemplo, el Observatorio del Ebro, un centro coordinado por el CSIC, en Roquetas (Tarragona), ha registrado el mes de mayo más lluvioso desde 1880. Durante el pasado mes se acumularon 229,3 litros por metro cuadrado, superando los 224,9 del año 2002 o los 204,1 de 1957.

Los registros también han batido marcas en la ciudad de Logroño, donde los pluviómetros han almacenado 216,8 litros por metro cuadrado. Esta cifra dobla el récord anterior, que estaba establecido en 112 litros en el año 1971. En el caso de la ciudad de Zaragoza, se ha batido el récord de precipitación en 24 horas, puesto que el sábado pasado cayeron 140 litros, frente a los 136 registrados en 1946. Además, también ha sido el mes con más días de lluvia (18) desde que, en 1909, empezará la serie de registros meteorológicos en la capital aragonesa.

El Ebro toca techo

Otras ciudades situadas en la cuenca del Ebro también han sufrido un mes de mayo muy lluvioso, sin llegar a batir récords. Es el caso de Els Ports de Beseit (Tarragona), donde se han acumulado 362 litros; Pamplona, con 230 litros; Huesca, que ha almacenado 128; y Teruel, con 107 litros registrados. Todo este volumen de agua está provocando una crecida del río Ebro, que tocará techo hoy, según la Confederación Hidrográfica del Ebro. Durante dos días y medio, se espera que se registre un caudal de 1.900 metros cúbicos, todavía lejos de los 3.000 alcanzados en 2003, cuando se produjo una de las peores riadas de los últimos 50 años.

En cualquier caso, esta crecida pone en suspense la inauguración de la Exposición Internacional de Zaragoza, prevista para el próximo 14 de junio. Expoagua, la sociedad estatal que gestiona la feria, ha preparado una alternativa al espectáculo de inauguración, que sustituiría a la planificada sobre el río. A pesar de todo, se prevé que el caudal del Ebro habrá bajado hasta los 600 o 700 m3 por segundo la semana que viene, lo que no implicaría la suspensión.

En otras zonas de España, mayo también se ha comportado como un mes muy lluvioso, aunque los datos han quedado más lejos de los records. Es el caso de Madrid, donde se han acumulado 115 litros por metro cuadrado, siendo el tercer mayo más lluvioso desde 1940.

El ataque de las borrascas

La cuenca del Ebro ha sido una de las zonas más afectadas por las precipitaciones, puesto que durante las últimas semanas ha sufrido el ataque de borrascas desde el Mediterráneo y el Atlántico, alguna de ellas de carácter estacionario. De esta forma, los embalses de las cuencas internas de Catalunya se han recuperado hasta situarse por encima del 50% de su capacidad total, cuando a principios de año quedaban por debajo del 30%.

Los datos meteorológicos demuestran que ha sido un mes de mayo mucho más lluvioso de lo habitual, aunque no se observa la misma generalización en las temperaturas. En muchas ciudades, la presencia de nubes y la correspondiente disminución en las horas de sol ha provocado que las temperaturas máximas fuesen más bajas de lo normal. En cambio, de noche, la misma presencia de nubes ha facilitado que las temperaturas mínimas fuesen más altas. De esta forma, las temperaturas medias diarias no han mostrado grandes variaciones y, en algunos casos, el mes ha sido algo más caluroso que lo normal.

El escenario dejado por las lluvias de las últimas semanas no es positivo para todo el mundo. Dejando de lado las tormentas y el daño que ha provocado el granizo, las crecidas de los ríos han causado inundaciones en Aragón, Catalunya y País Vasco. En este último caso, han sido las más fuertes de los últimos 20 años. Además, el exceso de precipitación está provocando que las frutas de los árboles a punto de recoger se agrieten o se ablanden. En el Valle del Jerte, los agricultores han perdido entre un 40% y un 80% de la cosecha de cerezas.

Las previsiones meteorológicas para los próximos días indican que el tiempo será más estable, aunque todavía pueden registrarse precipitaciones aisladas en el norte del país. En cuanto a las temperaturas, por fin serán veraniegas, aunque el cambio de estación no se producirá hasta el 21 de junio, a la 1 y 59 de la madrugada.

 

Continúa la alerta en algunas cuencas

Los embalses españoles disfrutan de la primavera lluviosa que está registrando el país. La mayor parte de las cuencas ha visto cómo aumentaba el volumen de agua almacenado, pero las subidas no han sido suficientes para desactivar las alertas en algunas zonas. Es el caso de las cuencas del Júcar y del Segura, que se encuentran, respectivamente, al 25,6% y 21,2% de su capacidad total, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino. Todo lo contrario ocurre con los embalses de las cuencas internas del País Vasco, que ya han alcanzado el 100% de su capacidad, o los de la cuenca del Ebro, que se sitúan al 79,2%. En cualquier caso, el nivel medio de la reserva española queda establecido esta semana en el 59,3%, un punto más que la semana pasada, pero casi diez por debajo de la media de los últimos 10 años (68,1%).

Las cuencas internas de Catalunya, por su parte, alcanzan una media del 53%, a la espera de subir hasta el 60% con las precipitaciones que se producirán durante los próximos días. Así, se levantarán algunas de las restricciones en el uso del agua potable, como la prohibición de llenar piscinas privadas o regar jardines. Otras, en cambio, podrían mantenerse vigentes, según la Generalitat, con “carácter pedagógico”.