Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Grecia: A Rehhagel le han crecido los delanteros

Una importante generación de goleadores puebla la lista helena. El poderío atrás, clave en el título logrado en 2004, ha disminuido

AXEL TORRES ·03/06/2008 - 19:24h

 Grecia ganó la Euro 2004 con Zisis Vryzas como titular indiscutible. O sea, con un delantero que llegó a la gran cita portuguesa enrolado en las filas de la Fiorentina, por aquel entonces en segunda división italiana. Alejadísimo del fútbol de élite. El acompañante de Charisteas era un modesto atacante que había mantenido el ritmo competitivo durante el año midiéndose a rivales como Albino Leffe, Avellino o Salernitana. Y sin brillar demasiado: alternando presencias de inicio con largas horas de banquillo. No había mucho más donde elegir. Conociendo datos como este, el triunfo heleno aún tuvo más mérito.

Pero han llegado los tiempos de abundancia. Una generación de delanteros que compiten a un nivel más elevado puebla la convocatoria final del técnico germano. Salpingidis es un goleador regular en la liga helena, Gekas acabó la Bundesliga del año pasado como máximo realizador, Samaras ha sido objeto de cuantiosos traspasos en Gran Bretaña y Amanatidis es ya todo un clásico en la liga alemana. Ninguno de ellos estuvo en el equipo de 2004. Eran jóvenes, y aunque alguno empezaba a despuntar, el seleccionador fue fiel a los hombres que habían clasificado al equipo en la fase previa. Ahora ya han alcanzado la madurez. Lo que antes era escasez se ha convertido en excedente. Y al revés.

Sí, al revés, porque si Rehhagel no tendrá problemas para configurar un ataque de garantías, el poderío defensivo ha disminuido. La base del éxito en Portugal fue el excelente nivel que alcanzaron todos los componentes de la zaga. Hoy, Seitaridis llega con muy pocos partidos a sus espaldas tras una temporada en Madrid repleta de lesiones. Kapsis y Fyssas, fijos entonces, atizados ahora por el infortunio, no pueden viajar a Austria y Suiza. Sí repetirá Dellas, pero muchos dudan de que pueda reproducir el mismo rendimiento espectacular. Faltarán también los ilustres veteranos. Zagorakis, elegido mejor jugador de la pasada Eurocopa, colgó las botas y dirige desde los despachos los destinos de su PAOK de Salónica. Y el gran mago zurdo Tsartas, relegado al papel de salvador de emergencia en el camino hacia el título, vive ya alejado del fútbol. Aunque en 2004 jugó poco más de 100 minutos, era el arma secreta que acudía al rescate cuando los partidos se ponían feos. Ahora Grecia no tiene a nadie con su talento.

Lo que más se parece al ilustre genio ex sevillista es aún demasiado joven. Tiene sólo 18 años y se llama Sotiris Ninis. Víctor Muñoz lo hizo debutar en el primer equipo del Panathinaikos, pero Peseiro no ha contado tanto con él y su progresión se ha cortado. Pese a ello, acudió al último amistoso de la selección absoluta antes de que Rehhagel le dejara fuera de la lista. Austria y Suiza llegan demasiado pronto, pero la elástica helena le resultará familiar en el futuro. Mientras le espera, Grecia sueña con repetir éxito gracias a su nueva hornada de delanteros.

 El análisis 

Rehaggel sigue apostando por el 4-3-3. Ninguno de los dos delanteros de banda son extremos puros y tienen tendencia a terminar las jugadas cerca de la portería. El juego ofensivo por banda es de los laterales.  Torosidis debería ser el lateral izquierdo, pese a ser diestro. 

 




 Lo mejor
 Lo peor El técnico
 El balón parado Pocos recursos
 Crédito inagotable
Con Karagounis como lanzador de casi todo balón parado y con varios jugadores que dominan el juego aéreo como Charisteas, Gekas o Dellas, la estrategia es su principal arma ofensiva. Por debajo del marcador, la ausencia de un crack que invente y marque diferencias le hace difícil remontar. Está más acostumbrada a contragolpear que a dominar.El crédito de Rehhagel, 69 años, es inagotable. Pese a la frustración que supuso no acudir al Mundial 2006, el cariño de la hinchada lo convenció para seguir.

 Qué piensan de nosotros

Thanasis Krekoukias, periodista de la revista sport+ de Kathimerini

España en el grupo

El favorito del grupo es España, y después de ellos tendría que clasificarse Grecia, que al fin y al cabo es la actual campeona de Europa. A pesar de eso, los otros dos conjuntos son para tener en cuenta. No son buenos, pero sí duros. Ni Suecia ni Rusia deslumbran, pero cualquier día que te salga malo son capaces de ganarte.

Fuerte ataque

De España todo da miedo, pero sobre todo la delantera. Güiza, Villa y Torres están en un muy dulce estado de forma. Sus temporadas han sido impresionantes. Grecia contra ellos tiene una ventaja: la línea más fuerte del equipo es la defensa. Es un equipo duro muy complicado de sobrepasar, por lo que el buen ataque de España chocará con la buena defensa griega. Además, de los delanteros, España tiene una estrella en el resto de las líneas. Casillas, Puyol y Cesc Fàbregas son algunos de los mejores jugadores en sus puestos.

Grecia

Sobre Grecia, nadie cree que podamos ser de nuevo campeones. La gente lo dice de broma, pero nadie se atrevería a afirmarlo en una conversación seria. Lo de hace cuatro años no se volverá a repetir. Además, el resto de equipos ahora tomarán a Grecia con más miedo, estarán más concienciados. El objetivo ahora es pasar la primera ronda.