Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

La nueva subida de los embalses pone fin a las restricciones en Barcelona

EFE ·03/06/2008 - 11:45h

EFE - Vista del embalse de Susqueda, en Girona.

Los embalses peninsulares han registrado durante la última semana una subida generalizada de las reservas de agua, un incremento que ha propiciado que en el área de Barcelona se levanten las restricciones por la sequía que impedían llenar piscinas, regar jardines o lavar el coche.

El Gobierno catalán ha levantado esas restricciones en el área metropolitana de Barcelona, pero continúan en un total de 49 municipios de la cuenca catalana del Muga, y dos cuencas -la del Segura y la del Júcar-, siguen en una situación critica.

El próximo viernes, previsiblemente, el Consejo de Ministros derogará el Real Decreto -aprobado el pasado 18 de abril- que regula la conducción de agua desde Tarragona a Barcelona, tras corroborar que la situación de excepcionalidad que motivó su aprobación ha finalizado.

Aunque las lluvias de la última semana han sido abundantes y han repercutido sobre todas las cuencas, los embalses del Segura y los del Júcar siguen en una situación muy precaria, y se encuentran al 21,2 y 25,6 por ciento, respectivamente, según los datos publicados hoy por el Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino.

En el conjunto de España la reserva total ha subido un punto hasta situarse en 32.187 hectómetros cúbicos (el 59,3 por ciento del total), por lo que los niveles se acercan a los de hace un año, cuando los embalses se encontraban al 65,4 por ciento de su capacidad.

En los últimos siete días los embalses de las cuencas internas de Cataluña han aumentado un 11,1 por ciento sus reservas de agua y se sitúan al 47,2 por ciento, cinco puntos por debajo de hace un año.

Además de la precaria situación de las cuencas del Segura y del Júcar, también los embalses de la cuenca mediterránea andaluza siguen siendo deficitarios, ya que se encuentran al 30,3 por ciento de su capacidad.

Por debajo del 50 por ciento están todavía los embalses de la cuenca atlántica andaluza (42,2 por ciento), y los del Guadalquivir (45,6 por ciento).

Las fuertes precipitaciones de la última semana, que han afectado principalmente al norte de España, han hecho que los embalses de las cuencas internas del País Vasco estén ya al cien por cien de su capacidad y los del Ebro al 79,2 por ciento.

Las lluvias han sido abundantes en toda la península (28,3 litros por metro cuadrado) y la máxima se ha registrado en Bilbao, donde se han recogido 139 litros por metro cuadrado.

Según los datos recopilados en la estación meteorológica del Observatorio del Ebro, un centro coordinado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y miembro de la Universidad Ramón Llul, en Roquetas (Tarragona), el mes de mayo ha sido el más lluvioso desde 1880.

La precipitación acumulada el mes pasado fue de 229,3 litros por metro cuadrado, según el CSIC, que ha precisado que los otros tres años más lluviosos durante el mes de mayo fueron 2002, con un total de 224,9 litros por metro cuadrado; 1957, año en que se alcanzaron un total de 204,1 litros por metro cuadrado, y 1921, cuando se llegó a los 201 litros por metro cuadrado.

Tras estas intensas lluvias, el Gobierno catalán ha decidido en su reunión de hoy reducir el nivel de alerta por sequía (de la excepcionalidad 2 a la 1) en la zona abastecida con el agua del sistema Ter-Llobregat, después de que los embalses hayan alcanzado casi el 54 por ciento de su capacidad.

El conseller de Medio Ambiente, Francesc Baltasar, ha recurrido de nuevo al símil hospitalario para asegurar que Cataluña ha conseguido "salir del hospital, después de haberlo hecho hace unos días de la UCI, pero continúa necesitando curas ambulatorias cada día", por lo que el decreto de sequía se mantendrá activado hasta final de año.