Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Machado acusa a las multinacionales y a los países desarrollados de la crisis alimentaria

EFE ·03/06/2008 - 07:39h

EFE - El director general de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO, por sus siglas en inglés), Jacques Diouf (dcha), da la bienvenida al secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, a su llegada a la cumbre de la FAO, en Roma (Italia), el 3 de junio de 2008.

El vicepresidente de Cuba, José Ramón Machado Ventura, acusó hoy a las multinacionales y a los países desarrollados de ser los causantes de la crisis alimentaria, durante su intervención en la Cumbre de la FAO sobre seguridad alimenticia, que comenzó hoy en Roma.

"Los países del Norte tienen una indiscutible responsabilidad en el hambre y la desnutrición de 854 millones de personas, pues impusieron la liberación comercial entre actores claramente desiguales", dijo el vicepresidente cubano ante el plenario de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO).

Circunstancias, añadió, que provocaron la ruina de muchos pequeños productores del Sur del mundo, que se tuvieron que convertir en importadores, cuando antes se autoabastecían.

El vicepresidente cubano acusó además a los países desarrollados de negarse a eliminar "los escandalosos subsidios agrícolas, mientras imponen sus reglas al comercio internacional".

Asimismo, culpó a las "voraces trasnacionales" de establecer precios que "monopolizan las tecnologías, imponen injustas certificaciones, manipulan los canales de distribución" y "controlan el transporte y la investigación científica".

Sobre el uso de biocarburantes, uno de los temas que se afrontará en esta cumbre, el mandatario aseguró son fruto del "funesto consumismo", que ha empujado a crear "la siniestra estrategia de convertir granos y cereales en combustibles".

Respecto a las soluciones que se esperan para paliar la crisis, Machado añadió que "los países desarrollados cuentan sobradamente con los recursos para reconstruir y desarrollar la producción agrícola en los países del sur" y que lo único que se necesita es "la voluntad política de sus Gobiernos".

Machado afirmó que el hambre no se puede erradicar con la "adopción de medidas paliativas, ni tampoco con donativos simbólicos".

Entonces el mandatario cubano enumeró una serie de "medidas" que podrían adoptar los países para afrontar la crisis alimentaria, como condonar la deuda externa de los Estados en desarrollo, reducir los gastos militares de la OTAN, o cumplir el compromiso de destinar el 0,7% de su Producto Interior Bruto (PIB) a la Asistencia Oficial al Desarrollo.

"Si se condona la deuda externa de los países en desarrollo, los países del Sur dispondrían de 345 millones de dólares más al año", señaló Machado, mientras que, "el 0,7% del PIB daría a las arcas de los Estados al menos 130.000 millones de dólares más anuales".