Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Condenan por malos tratos a un policía local destinado a la atención a las víctimas

EFE ·03/06/2008 - 14:57h

EFE - En la imagen, vista de un juicio en la Audiencia Provincial de Cantabria.

La Audiencia Provincial de Cantabria ha condenado a un agente de la policía local de Santander por tres delitos de violencia de género, por agredir a su ex novia en septiembre de 2004, cuando estaba destinado en la oficina de atención a mujeres maltratadas de la capital cántabra.

Tras el fallo de la Audiencia, que es firme, el agente, Juan José G.O. (que tras la denuncia fue retirado de la oficina de atención a víctimas de maltrato), tendrá que cumplir 118 días de trabajos en beneficio de la comunidad y pagará una multa de 90 euros.

Según se recoge en la sentencia, los hechos sucedieron en septiembre de 2004, cuando el agente procesado esperó a su ex novia (con la que había terminado la relación dos años antes) a la salida de un restaurante de Santander y le exigió que le siguiera en su coche porque quería hablar con ella.

La mujer accedió ya que Juan José G.O. la amenazó con estrellar su vehículo contra ella si no lo hacía.

Tras llegar a un descampado cercano, iniciaron una conversación durante la cual el agente propinó a la mujer varios puñetazos en diversas partes del cuerpo, la agarró por el cuello y la insultó.

Sobre las 11.00 horas del día siguiente, el acusado acudió al domicilio de la víctima, en Muriedas (Camargo), en donde intentó entrar forzando la persiana de una ventana, aunque finalmente la mujer le franqueó la puerta y le permitió entrar para evitar daños mayores.

Una vez en el interior de la casa, Juan José G.O. le pidió a su ex pareja una carpeta de fotos y efectos personales y, al negarse ella a entregárselo, empezó a tirar libros, cuadros y partituras, para posteriormente agarrar del cuello a la mujer y golpearla contra la pared.

Ese mismo día por la tarde, el policía llamó por teléfono a la víctima para que le entregara esa carpeta y acordaron encontrarse en una calle cercana. Allí, le pidió a la mujer los números de las personas con las que había hablado y la golpeó contra el coche.

Como consecuencia de las agresiones, la víctima sufrió contusiones y hematomas en diversas partes del cuerpo, de las que tardó en curarse cuatro días.

Por estos hechos el Juzgado de lo Penal número 2 de Santander condenó a Juan José G.O. por dos delitos de violencia de género y le aplicó como atenuante las dilaciones indebidas en el proceso, ya que los hechos no fueron enjuiciados hasta 2006 pese a que sucedieron dos años antes.

El juzgado de lo Penal impuso a Juan José G.O. una pena de 91 días de trabajo en beneficio de la comunidad y la privación de llevar armas de fuego.

Además, le prohibió acercarse a la víctima a una distancia de 200 metros durante dos años y le impuso una multa de 90 euros y sendas indemnizaciones a la víctima y al Hospital de Valdecilla.

La sentencia de primera instancia fue apelada por la víctima y por el acusado aunque ahora, la Audiencia de Cantabria, en un fallo que es firme, atribuye Juan José G.O. tres delitos de violencia de género en lugar de dos y le impone 118 días de trabajo en beneficio de la comunidad, una multa de 90 euros y la privación de llevar armas durante cuatro años.