Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Los gitanos se unen para protestar contra la política italiana de inmigración

EFE ·03/06/2008 - 14:11h

EFE - Lisardo Hernández, de la Federación de Asociaciones Calí, tras entregar en la Embajada de Italia, en Madrid, un manifiesto contra el proyecto de ley sobre la inmigración clandestina del Gobierno italiano.

Asociaciones gitanas, acompañadas de otras organizaciones sociales, se han concentrado este mediodía frente a la Embajada Italiana en Madrid para mostrar su repulsa a la política de inmigración de ese país y solidarizarse con las familias afectadas por la quema de asentamientos gitanos en Nápoles.

Al grito de "Europa sí, fascismo no", representantes de una veintena de asociaciones gitanas han extendido una pancarta frente a la sede italiana, con el lema "Por la diversidad y la convivencia con el pueblo gitano europeo".

El portavoz de las asociaciones gitanas, Lisardo Hernández, que entregó en la Embajada un manifiesto de protesta y copias de las directivas europeas que recogen los derechos fundamentales, ha explicado que le hubiera gustado ser recibido por el embajador, aunque -ha dicho- que la persona que lo ha hecho se ha comprometido a "trasladar la documentación al gobierno de Roma".

También ha señalado que la representante italiana le ha puesto de manifiesto que los sucesos ocurridos en los campamentos gitanos de origen rumano han sido actuaciones concretas "que no se corresponden con una política generalizada de racismo".

La concentración de Madrid ha coincidido con otra celebrada a la misma hora por grupos gitanos frente a la Embajada de Italia en Bucarest.

"Condenamos esta degradante situación que están padeciendo los gitanos rumanos en Italia y solicitamos medidas que calmen la situación política en ese país y no permitan que la semilla del racismo y la xenofobia se apodere del ideario de la población", expone el comunicado, que ha sido leído por un miembro del movimiento gitano, José Eugenio Serrano, y por el portavoz del Movimiento contra la Intolerancia, Esteban Ibarra, que se ha adherido al acto.

Además, reclaman una política europea a favor de la comunidad gitana que sea asumida por todos los estados miembros de la UE y del Consejo de Europa, que persiga "los discursos y actos de naturaleza discriminatoria y contrarios a las obligaciones de igualdad de trato recogidos en las legislaciones internacionales.

En contra de la política italiana de inmigración y de la directiva europea de retorno también se han posicionado cerca de doscientas organizaciones de inmigrantes, que han firmado una declaración en la que lamentan el aumento del plazo máximo de detención de los extranjeros "sin papeles".

En este sentido, el portavoz de la Red Estatal por los Derechos de los Inmigrantes (REDI), Gustavo Álvarez, ha opinado que "la directiva de la vergüenza institucionaliza la xenofobia y el racismo" y pretende "enfrentar a los trabajadores migrantes con el resto de los europeos".

Ha lamentado que la nueva directiva permita que sea una autoridad administrativa, y no un juez en exclusiva, la que decida la detención de los inmigrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIES) antes de su expulsión.