Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Urkullu dice que si el Constitucional prohíbe la consulta "acataremos la decisión"

El presidente del PNV considera "correctas, nada ambiguas y lógicas" las preguntas de la consulta planteada por Ibarretxe

EFE ·03/06/2008 - 13:59h

EFE - Iñigo Urkullu, presidente del PNV.

El presidente del PNV, Íñigo Urkullu, ha asegurado hoy que en caso de que el Tribunal Constitucional prohíba la celebración de la consulta prevista para el 25 de octubre, "acataremos la decisión".

En declaraciones a Catalunya Ràdio, el presidente del PNV ha considerado "correctas, nada ambiguas y lógicas" las preguntas de la consulta popular planteadas por el lehendakari, ya que se basan en "los principios éticos y democráticos que el PNV ha defendido y definido".

Urkullu ha explicado que su partido "no trabajará para tener el apoyo de al menos un diputado de PCTV", sino que el PNV está trabajando para buscar el apoyo del resto de formaciones políticas.

En caso de que el Tribunal Constitucional prohíba la celebración de la consulta, Urkullu ha asegurado que "acatarán la decisión", aunque sea "un derecho recogido en el Estatuto de Gernika", y ha advertido de la existencia de un frente común entre PP, PSOE y ETA para hacer fracasar el proyecto del lehendakari.

Las estrategias de PSOE y PP 

"No sé si hay una estrategia compartida, pero hay unos intereses claros tanto por parte del PP cuando ha gobernado, como por parte del PSOE, como también por parte de ETA y quienes representan su sensibilidad, que es la izquierda radical, de poner al PNV siempre al pie de los caballos"

Además, Urkullu ha acusado al PSOE de decir "en privado unas cosas y después, en público, otra diferente", y ha asegurado que el presidente del Gobierno habla "en una actitud de perdonavidas" por los resultados de las elecciones generales, sobre todo hacia el lehendakari, Juan José Ibarretxe, y su propuesta de consulta popular.

Por último, ha advertido a CiU de que los "guiños" que le hace el PSOE con vistas a posibles pactos representan en realidad un "caramelo envenenado" porque pretende desestabilizar a los nacionalistas.