Archivo de Público
Martes, 3 de Junio de 2008

Un millón de afectados no ha recibido ayuda un mes después del "Nargis"

EFE ·03/06/2008 - 09:47h

EFE - Foto facilitada por UNICEF hoy martes 3 de junio de varios alumnos en su aula en el primer día de clase tras la reapertura de la escuela primaria estatal número 32, en la localidad de Hlaing Thar Yar, Myanmar, ayer.

Cerca de un millón de damnificados no ha recibido ayuda humanitaria cuando se cumple un mes de la catástrofe causada en el sur de Birmania (Myanmar) por el ciclón "Nargis", indicaron hoy Naciones Unidas y otras organizaciones.

El portavoz del Programa Mundial de Alimentos (PMA), Paul Risley, dijo hoy que han establecido tres centros de distribución de ayuda en el delta del río Irrawaddy, la zona más castigada, en el sur birmano, y que llevaron allí "varios centenares" de toneladas de arroz y otros artículos para los necesitados, pero no es suficiente.

"Necesitamos más alimentos, necesitamos llegar a más gente, necesitamos expandir las operaciones (humanitarias)", manifestó Risley en Bangkok.

Desde que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, obtuvo el pasado 23 de mayo la promesa del jefe de la Junta Militar birmana, el general Than Shwe, de que abriría las puertas del país a los cooperantes de la ONU y agilizaría la distribución de ayuda, el organismo ha recibido 130 visados, una cantidad que consideró significativa pero insuficiente ante la magnitud del desastre.

El ciclón atravesó el sur de Birmania entre el 2 y 3 de mayo y mató a 77.738 personas, otras 55.917 siguen dadas por desaparecidas y el número de damnificados ronda los 2,4 millones.

"Van a necesitar ayuda al menos hasta el año que viene", apuntó Risley, quien explicó que los habitantes del delta, región considerada el granero del país, no podrán plantar hasta 2009 por los estragos ocasionados por el ciclón, que dañó infraestructuras y cosechas y anegó grandes extensiones de campos de cultivo.

La Junta Militar no comparte la preocupación de los expertos de la ONU y reiteró hoy que la respuesta ha sido un éxito, al asegurar que la asistencia llega "sin demora" a los afectados.

"El material de socorro procedente del extranjero está fluyendo al país. Los equipos de emergencia inspeccionan cada cargamento en el aeropuerto y los transportan sin demora a las zonas afectadas", afirmó el diario oficial "La Nueva Luz de Myanmar", que el régimen emplea para difundir sus mensajes.

Las autoridades del país asiático han dado por concluida la fase de los primeros auxilios y acometen desde hace dos semanas la etapa de rehabilitación y reconstrucción, para lo que vacían centros de acogida de evacuados y obligan a los damnificados a volver a sus casas con un saquito de arroz y un puñado de kyat, la divisa birmana cuya unidad equivale a 0,00090 dólares (0,00057 euros).

La apertura ayer del nuevo curso escolar, que tuvo una acogida desigual en las zonas afectadas por el ciclón, forma parte de la normalidad que trata de imponer el régimen militar.

Según UNICEF, "Nargis" derrumbó o dañó unos 3.000 centros de educación, lo que afecta a unos 500.000 estudiantes.

Algunos de las escuelas cobran a sus alumnos un extra con la matrícula para sufragar las reparaciones, cantidades que van desde unos miles de kyat hasta los 100.000 kyat (85 dólares o 54,8 euros) que pide una afamada institución de Botataung.

Los directores de algunos colegios permiten a los padres que abonen las cargas en agosto, pero hay familias de campesinos que no saben cómo saldrán adelante los próximos meses si no plantan en junio.