Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

Obama culmina el gran maratón de las primarias

El senador de Illinois cierra hoy una brutal competición que le ha coronado como candidato a la presidencia. Clinton se niega a aceptar la evidencia pero los números anuncian su derrota

ISABEL PIQUER, corresponsal ·02/06/2008 - 21:09h

AFP - Barack Obama, camino del cielo de la victoria.

Las más caras, las más largas, las más intensas. No hay superlativos suficientes para definir las primarias que terminan hoy. Queda “históricas”, pero ya es caer en la redundancia.

Hillary Clinton, que tras buscar su tema de campaña (¿la primera mujer? ¿La más experimentada?) encontró su argumento electoral en la defensa del voto blanco obrero conservador, los llamados "demócratas de Reagan", debería renunciar en los próximos días.

Barack Obama, se convertirá en el primer candidato negro a aspirar seriamente a la Casa Blanca, con tan sólo 46 años. En estos últimos seis meses ha demostrado que puede sostener los ataques más duros.

Ahora los demócratas deben curar sus heridas. Las batallas fratricidas han dejado cicatrices pero el deseo de echar a los republicanos de Washington puede más que las luchas de poder. De momento.

Diez momentos de las primarias

01 Clinton se prepara para un paseo militar

En diciembre de 2007, hace siete meses, toda una eternidad, Clinton parece la candidata inevitable. Los sondeos nacionales le dan casi 20 puntos de ventaja frente a Obama (45% frente a 23%, dice entonces un sondeo de Associated Press). Sus responsables de campaña están sin embargo un poco inquietos, no saben si han preparado bien Iowa y calibran cómo desplegarse por las estepas heladas sin llamar demasiado la atención. El senador por Illinois empieza a despuntar, nadie se cree del todo que pueda competir con los Clinton pero las encuestas muestran un movimiento cada vez más importante, una masa de nuevos votantes, sobre todo jóvenes, totalmente comprometidos con el candidato. El nuevo calendario electoral despierta muchas incógnitas. Los estados han ido cambiando las fechas de sus comicios para ser los primeros. Iowa tiene que adelantar sus caucus al 3 de enero (más de un mes antes de lo habitual) para seguir inaugurando la temporada. Todos se preguntan qué papel jugarán la nieve y el regreso de las vacaciones en el entusiasmo de los votantes.

02 Obama anuncia que ha llegado la hora del cambio.

La victoria de Obama en Iowa abre una nueva etapa. Nunca un candidato negro había ganado en un estado tan blanco. El senador consigue una clara ventaja, 38% de los votos frente a 30% para Edwards y un sorprendente 29% para Clinton. El candidato desvela ya sus puntos fuertes: una organización impecable sobre el terreno, un poder de retórica arrasador.

"Habéis hecho lo que los cínicos dijeron que nunca podríais hacer. Habéis hecho lo que América puede hacer este año, en 2008, como una sola nación, un solo pueblo. Ha llegado la hora del cambio", dice en su discurso de victoria en el Hy-Vee Hall de Des Moines, más presidencial que nunca, rodeado de su mujer, Michelle, y sus dos hijas.

Los presentes, incluso los comentaristas más veteranos, tienen la sensación muy clara de vivir un momento histórico. "Este es el día en que empezó todo", dice Obama. Centra su mensaje en el cambio: cambio generacional, ideológico, emocional. Y parece que funciona aunque muchos siguen reprochándole su escasa experiencia.

03 Clinton contiene el primer ataque de su rival

Cinco días más tarde, el 8 de enero, Hillary Clinton gana New Hampshire. Es una sorpresa. Todos los sondeos daban a Obama ganador. La ex Primera Dama sólo consigue tres puntos más que su rival (39% contra 36%) pero el efecto es como si fueran 300 puntos más. Durante un momento temió estar muerta. Su derrota en Iowa sembró el pánico en su campaña. Algunos de sus asesores le habían aconsejado saltarse esa etapa, otros insistieron en competir. Ya hay tensiones en su equipo.La victoria de la candidata augura una lucha feroz por la nominación. "Vengo esta noche con un corazón muy lleno", dice ante sus fieles. "Esta última semana os he escuchado y eso me ha ayudado a encontrar mi propia voz". La candidata se refiere al momento de emoción, unos días antes, al reconocer, con los ojos llenos de lágrimas que todo el proceso estaba siendo inesperadamente duro. Bill Clinton, sorprendentemente, empieza ya a meter la pata de vez en cuando. Se supone que iba a ser una baza en la campaña y comienza a convertirse en un lastre embarazoso.

04 El voto negro sólo tiene un dueño

Obama consigue por fin el voto negro al ganar en Carolina del Sur el 26 de enero. El senador necesitaba arrasar para borrar la derrota de New Hampshire. Lo consigue al llevarse 55% de los votos, frente a 27% para la candidata y 18% para John Edwards. Obama tardó en conquistar el voto negro. Al principio los afroamericanos, cansados por años de candidaturas que no llegaban a ninguna parte, no le hicieron mucho caso. El propio candidato evitaba mencionar el tema racial. Ni blanco, ni negro, más bien gris. La caja de Pandora de momento sigue cerrada. Estallará un poco más tarde.

El senador recurre al respaldo del la diosa afromaericana de la televisión, la reina de la tertulia, Oprah Winfrey, para darse a conocer entre los suyos. Mientras, Clinton usa el legado de su marido, "el primer presidente negro" por su popularidad en la comunidad, para ganar votos. No es suficiente. Cuando Carolina se da cuenta de que Obama puede ganar en Iowa, se vuelca.

05 Los Kennedy bendicen la idea del cambio

Los Kennedy están con Obama. Al menos los más importantes. El 28 de enero, un día después de que Caroline Kennedy respaldara la candidatura del senador en un editorial del New York Times, "un presidente como mi padre", su tío y senador, Edward Kennedy, hace lo mismo en Washington, dando al candidato de Illinois el sello de aprobación de la familia más importante del panteón demócrata. Tanto Clinton como Obama cortejaron asiduamente al patriarca pero Kennedy se decantó finalmente por el más joven, disgustado por la reciente campaña negativa de la candidata, y muy especialmente de su marido.

Los Clinton no se dieron por vencidos y distribuyeron un comunicado de la otra rama de la familia, Kathleen Kennedy Townsend, hija de Robert Kennedy, asegurando que ella y sus hermanos, Bobby y Kerry estaban con Hillary.

A veces tardamos en reconocer a una persona que tiene la habilidad de hacernos creer en nosotros mismos", dijo Caroline en su editorial. "Tenemos esta oportunidad con el senador Obama. (...) Necesitamos un cambio en el liderazgo de este país, como lo necesitábamos en 1960".

06 Edwards deja el paso libre al gran duelo

El 30 de enero, John Edwards abandona la carrera. No pudo ser en 2004. No lo es en 2008. Edwards renuncia sin respaldar a ninguno de sus rivales. Su retirada reduce la contienda al duelo Barack Obama-Hillary Clinton y confirma que noviembre será una cita histórica en las presidenciales estadounidenses: la primera vez que un negro, o una mujer, aspirarán a dirigir el país. En una barriada pobre de Nueva Orleans rodeado de su mujer, Elizabeth, y de sus tres hijos, el ex senador por Carolina del Norte y ex candidato a la vicepresidencia, asegura que seguirá luchando "por la causa de mi vida", ayudar a los más desfavorecidos. Con el mismo tono populista de sus mítines, Edwards habla de los "porteros, obreros y enfermeras" que ha conocido a lo largo de su periplo electoral, iniciado 14 meses antes también en Nueva Orleans. Hace unas semanas, tras dudarlo y pensarlo, Edwards decidió finalmente respaldar a Obama.

07 El ‘supermartes’ deja todo tal y como estaba

Todos piensan que el "super martes", la serie de primarias en varios estados del 5 de febrero, servirá para desempatar a los candidatos y terminar las primarias. Pero no. El 5 de febrero sólo aumenta la tensión. Las campañas de dan cuenta de que esto va para largo, quizás hasta la última etapa, en junio.Hillary conserva una pequeña ventaja. Tiene más delegados (825 según el último recuento) y ha ganado por amplio margen en California (52% frente a 42% de Obama), y sobre todo en Massachusetts, una victoria especialmente dulce, después de que su viejo amigo, Edward Kennedy, se decantara por su rival. La senadora muestra su popularidad en los centros urbanos, los hispanos que le han dado 60% de sus votos y las mujeres. "Espero continuar la campaña y el debate sobre cómo mejorar nuestro país", dice la candidata en Nueva York. Obama consigue más estados (14 contra 8) pero menos delegados (732). El senador por Illinois gana en las contiendas con una fuerte población negra, Georgia y Alabama, pero también mayoritariamente blanca, Idaho y Utah, sobre todo entre el electorado masculino que se hubiera decantado por John Edwards.

08 Clinton no se rinde a pesar de los números

No hay nada como un precipicio como para despertar a Hillary Clinton. El 4 de marzo, la ex primera dama salva su candidatura, al ganar en tres de los cuatro estados que celebran sus primarias, y demostrar que sigue siendo una temible luchadora. Su victoria no le permite, sin embargo, superar a su rival que mantiene su liderazgo en el cómputo de delegados.Clinton gana por diez puntos en Ohio (54-44), en las primarias de Texas (52-48), en Rhode Island (58-40) y cede en Vermont (38-60). En la noche electoral, la ex primera dama no para de sonreír. "Es una sensación increíble ¿no?", dice en un correo electrónico a sus seguidores. Más que nunca, sigue pensando que todavía puede ganar las primarias.Su victoria compensa otros sin sabores. Su jefa de campaña, Patti Solis Doyle, ha dimitido tres semanas antes. Mark Penn, uno de los principales asesores de Clinton, ha tomado el relevo pero se enfrenta con los otros estrategas sobre el camino a seguir.

09 El discurso más racial de Barack Obama

Obama tiene que salir al paso de las declaraciones racistas de su pastor de Chicago, el controvertido reverendo Jeremiah Wright. El 18 de marzo pronuncia el discurso más importante de su campaña, donde denuncia el "estancamiento racial" de Estados Unidos. Salpica su intervención con el mayor uso de los términos "negros" y "blancos" que se recuerda en una intervención política.Es un discurso largo, complejo y sofisticado. Una conferencia sobre raza, política e historia y mensajes "ecuménicos" con los que ha construido su candidatura. En el Centro Constitucional de Filadelfia, Obama se distancia aún más del pastor que bautizó a sus dos hijas y cuyas ideas le inspiraron el título de su segundo libro The audacity of hope (La audacia de la esperanza)."¿Sabía que (Wright) de vez en cuando criticaba con dureza la política doméstica e interna de Estados Unidos? Desde luego ¿Escuché algunos de sus comentarios que podrían ser considerados controvertidos mientras estaba sentado en su iglesia? Sí ¿Estaba totalmente en desacuerdo con muchas de sus opiniones políticas? Totalmente", matiza Obama. Los medios de comunicación le felicitan por el discurso.

10 La victoria de Obama que Clinton le niega

A menos que pase un terremoto, Obama ha ganado. El domingo, tras ganar las primarias de Puerto Rico, Clinton sigue sin tirar la toalla, pero ya no hay duda de que deberá renunciar.

Han sido las primarias más caras de la historia. Clinton y Obama han recaudado casi 500 millones de dólares en total (Clinton 214 millones, 20 de su propio bolsillo; Obama 265), gracias sobre todo a contribuciones individuales por Internet, la primera vez que el ciberespacio juega un papel tan prominente en unas elecciones. En algunos momentos han parecido eternas: 147 días, comparados con los 119 de hace diez años.

Hay una pequeña polémica sobre quien ha ganado el voto popular, según cómo se contabilicen los votos en Michigan. Según las últimas instrucciones del partido demócrata, Obama, antes de las primarias de hoy, aventaja a Clinton en 166.186 votos. Esto es 17.267.658 votos contra los 17.101.472 de Clinton.