Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

Seis muertos en un ataque contra la Embajada danesa en Pakistán

La Policía investiga si el atentado está relacionado con las caricaturas de Mahoma 

PÚBLICO.ES ·02/06/2008 - 20:31h

AFP/ AAMIR QURESHI - Un artificiero analiza el cráter provocado por la bomba de casi 50 kilogramos de explosivos que ayer golpeó la Embajada danesa en Islamabad.

Un coche bomba causó ayer la muerte de seis personas e hirió a más de una veintena al explotar frente a la Embajada danesa en Islamabad. La Policía paquistaní investiga si el atentado está relacionado con la reproducción de caricaturas de Mahoma, que fueron publicadas por primera vez en septiembre de 2005 en el diario danés Jyllands-Posten.

La explosión, ocurrida alrededor de la una de la tarde, levantó una intensa humareda blanca y se escuchó en gran parte de la capital paquistaní. La bomba dejó un cráter de más de un metro de profundidad y destrozó cristales, vehículos, árboles y algunas paredes de edificios cercanos. "Fue como quedarse atrapado entre dos coches o dos trenes que circulasen a gran velocidad. Mi puerta, que estaba entreabierta, se cerró de golpe, todo se movió", declaró a la BBC Asim Mukthar, quien trabaja cerca del escenario del atentado.

Entre las víctimas mortales se ha identificado a tres policías paquistaníes que custodiaban la entrada del edificio diplomático, un trabajador de la limpieza y dos peatones. Los daneses que se encontraban en el interior de la Embajada resultaron ilesos, según informó el secretario de Interior paquistaní, Kamal Shah.

La Policía nacional ha abierto una investigación para esclarecer si se trata o no de un atentado suicida. Los investigadores buscan también a los perpetradores del ataque, que no ha sido reivindicado por ningún grupo terrorista.

Es el primer atentado ocurrido en la capital paquistaní desde la llegada del nuevo Gobierno a finales de marzo. El Ejecutivo encabezado por Yusuf Raza Gilani ha dado un giro a la política antiterrorista y ha suscrito acuerdos de paz con varios líderes islamistas.

Amenazas de integristas

El ministro de Exteriores danés, Per Stig Moller, citó a la red terrorista Al Qaeda como posible responsable del ataque. Recordó que en abril, el considerado número dos de Al Qaeda, Ayman al-Zawahri, "instó a atacar a Dinamarca". El mensaje de Al-Zawahri llegó dos meses después de que varios medios del país escandinavo volviesen a publicar algunas de las viñetas que ocasionaron una oleada de protestas en todo el mundo musulmán a principios de 2006.

"También podrían ser los talibanes [los responsables del atentado] por la fuerte presencia de tropas danesas en Afganistán", añadió el ministro.

Moller señaló que investigarán por qué los terroristas pudieron acercarse en coche a tan pocos metros de la Embajada. "Nada nos indica que nuestras medidas de seguridad fuesen inadecuadas. Los paquistaníes habían aumentado los controles".

El atentado ha despertado inquietud entre los extranjeros residentes en Islamabad. A diferencia de la mayoría de embajadas y residencias diplomáticas, concentradas en un enclave fortificado al este de la ciudad, la representación danesa y la noruega están situadas en el centro de la ciudad.

Un restaurante frecuentado por extranjeros en el mismo barrio fue atacado en marzo. Una persona murió y 13 resultaron heridas. Los diplomáticos holandeses trasladaron recientemente sus instalaciones a un hotel de lujo tras recibir amenazas por la difusión de un vídeo antiislámico.

Las viñetas provocaron protestas globales

La peor crisis internacional de Dinamarca desde la Segunda Guerra Mundial. Así definió Anders Fogh Rasmussen, primer ministro del país escandinavo, las protestas desencadenadas en todo el mundo musulmán por la publicación de doce viñetas de Mahoma en septiembre de 2005. Más de cien personas murieron, las exportaciones danesas cayeron en tres meses un 50% en Oriente Medio debido al boicot económico, las embajadas de Dinamarca en países islámicos fueron atacadas y algunos de los caricaturistas siguen escondidos tras haber recibido amenazas de muerte.

Nadie en el diario danés Jyllands-Posten podía haber imaginado una respuesta así cuando publicaron por primera vez las viñetas de Mahoma, incumpliendo la prohibición islámica de reproducir la imagen del profeta. Las primeras protestas se limitaron a Dinamarca pero cuando el Gobierno defendió la libertad de expresión frente a las quejas de influyentes imanes la polémica se extendió fuera del país. En diciembre, la Organización de la Conferencia Islámica pidió sin éxito a la ONU que impusiese sanciones internacionales a Dinamarca. Tampoco prosperó en enero de 2006 la demanda ante la Fiscalía danesa para que considerase una ofensa criminal la publicación de las viñetas. Éstas se reprodujeron en diarios europeos y páginas web, enfureciendo a millones de musulmanes.