Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

Generación kidult

Cada vez son más los treintañeros que consumen productos que les recuerdan a su infancia

ALICIA MADERA ·02/06/2008 - 20:27h

MIKEL JASO -

Si tienes entre 20 y 40 años, calzas unas All Star, tienes la trilogía de El señor de los anillos, ves Los Simpson y meriendas con Nocilla deberías hacerte una pregunta: ¿soy un kidult? Esta palabra fusiona dos etapas vitales –juventud y edad adulta– para designar a una nueva comunidad: urbanitas de nivel socioeconómico medio y medio-alto con tendencias de consumo que los retrotraen a su infancia.

Los kidults designan a “un grupo de población social y políticamente activo, cuyo consumo está vinculado a referentes de la cultura popular”, precisa Juan Carlos Revilla, profesor de Sociología de la UCM. Una definición que los aleja del prejuicio naif ya que, si bien ven dibujos animados, consumen contenidos adultos.

“No se enchufan a Heidi sino a South Park, Padre de familia o Beavis & Butthead”. Si esto es así, los kidults de hoy son los viejos de mañana. ¿Será posible ver a un abuelo jugar a la consola con su nieto? “Sí. El consumo cultural de estos productos de ocio se irá extendiendo y el Brain Training es el inicio de eso”, responde.

Esta etiqueta generacional ha logrado penetrar en los medios de comunicación, tal y como atestiguan los diarios Clarín –que incluyó el término en su lista de las ‘XXI palabras clave de la cultura del nuevo siglo’– y The Guardian, que se hizo eco de ello en su edición digital.

Sin embargo, su origen parece deberse más a las agencias de marketing y publicidad que a la propia sociología. Jean Paul Hordjik, director de marketing de Burger King, ha difundido el término “generación 3.2” para designar a los treintañeros con estudios universitarios y posgrado que ganan unos 2.000 euros mensuales y vuelven a hábitos consumistas de su adolescencia.

Dejo de ser joven, snif

“Es difícil ponerle un nombre a un estilo de vida, porque al final es también una identidad”, sugiere Revilla. Pero en este caso se ha generado una palabra que ha calado en la sociedad y que expresa  una realidad. A propósito, ¿tiene algo que ver con el síndrome de Peter Pan?

“Hoy día hay un fenómeno social muy generalizado: cuesta dejar de ser joven. Las personas sin responsabilidades familiares pueden vivir en la ficción de que no están envejeciendo”, un caso que puede llegar a la caricatura en situaciones ridículas y cuyo paradigma mediático es el Gabi de Cuestión de sexo. Pero no se puede decir que todos los kidults sufran la disfunción que el psicólogo Dan Kiley acuñó en 1983.   

Otra característica tiene que ver con el capitalismo. “Son hijos de una sociedad opulenta” y tienen más capacidad que los adolescentes para gastar en artículos de ocio porque son independientes económicamente. Lo cual da para casos curiosos, a saber: “Es gente que no tiene un piso propio porque vive con sus padres pero sí tiene un cochazo”, agrega Revilla. Esto ya no es lo que era.