Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

31 ONG piden a la UE que retire el apoyo a los biocarburantes ante la crisis alimentaria

EFE ·02/06/2008 - 14:23h

EFE - El presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet (i), junto al ministro de Finanzas y vicecanciller de Austria, Wilhelm Molterer, al comienzo de la reunión de los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro que se celebró en Bruselas, Bélgica, el 13 de mayo pasado.

Un grupo de 31 ONG de todo el mundo han pedido hoy a la Comisión Europea (CE) y a los jefes de Estado y Gobierno de la UE que retiren su apoyo al fomento de los biocarburantes con el fin de "paliar la actual crisis" por la falta de oferta y el encarecimiento de los alimentos.

Las ONG han firmado una carta dirigida a la CE y a los líderes europeos, en la víspera de la Cumbre de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), que mañana empieza en Roma para tratar de buscar respuestas al impacto del alza de los alimentos en las poblaciones más vulnerables.

Las organizaciones no gubernamentales que suscriben la misiva solicitan que la UE "abandone" su objetivo de que en 2020 un 10% del consumo de carburante en el transporte sea biocombustible.

Firman la carta organizaciones ecologistas o dedicadas a la cooperación, como Oxfam, Amigos de la Tierra o KoBra (cooperación brasileña), entre otras.

Las ONG advierten al Ejecutivo comunitario y a los líderes de la UE sobre el alza de los precios de los alimentos en los últimos años y muestran su "preocupación" por el impacto que el impulso a los biocarburantes y la mayor demanda de materia prima con este fin han tenido en la carestía alimentaria.

Aluden a la "espiral de precios" de los alimentos y a las revueltas que su escasez provocó en países como México, Marruecos, Egipto, Senegal o Filipinas.

Según datos del Banco Mundial, citados por las ONG, los precios mundiales han subido un 83% en los últimos tres años y esta situación ha llevado a la pobreza a más de 100 millones de personas.

En la carta, las organizaciones critican que la Comisión "niegue" que el apoyo continuo a los biocarburantes está contribuyendo a encarecer y a disminuir la oferta de alimentos en el mundo.

Señalan que los biocombustibles, promovidos por la UE y EEUU, han contribuido al 30% del encarecimiento de los alimentos.

Las ONG resaltan que la UE es el principal usuario y productor de biodiésel del mundo y que "los propios científicos de la CE consideran que para conseguir los objetivos de consumo de estos carburantes harán falta cerca del 20% de los aceites vegetales del mundo".

En la carta subrayan que, con sus metas de utilización de biocombustible, la UE no tiene en cuenta su impacto en los precios alimentarios y en el hambre en el mundo.

El objetivo de la UE podría provocar un incremento del precio de los cereales y causar un aumento de 100 millones de personas con hambre en 2020, según la misiva.