Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

Madrid somete a la evaluación del COI su renovado proyecto olímpico

EFE ·02/06/2008 - 15:34h

EFE - Madrid sabrá el miércoles si el COI la incluye entre las siete ciudades aspirantes que llegarán a la votación final de 2009 para elegir la sede de los Juegos de 2016.

Madrid, que ha retocado y renovado el proyecto olímpico de 2012 para volver a pedir la organización de los Juegos, ahora de 2016, sabrá el miércoles si los cambios son del agrado del COI, cuya Ejecutiva decidirá en Atenas qué ciudades entre las siete aspirantes merecen llegar a la votación final de 2009.

Nuevas sedes deportivas, distintas ciudades subsede, mayor capacidad hotelera, mejoras medioambientales y una reforzada experiencia organizativa son los principales cambios que presenta esta candidatura, cuya difícil misión es superar el papel de Madrid 2012, que fue segunda en la evaluación técnica y tercera en la elección definitiva.

Río de Janeiro, Chicago, Praga, Baku, Doha y Tokio compiten con Madrid por hacerse un hueco entre las finalistas. No hay número preestablecido, pero en anteriores procesos siempre han pasado entre tres y cinco.

El examen del miércoles es puramente técnico. Una comisión de expertos ha recopilado los datos aportados en papel por cada candidatura -mapa de instalaciones, lista de hoteles, distancia entre las sedes, presupuesto...- y a la vista de ellos decidirá qué ciudades están en teoría capacitadas para organizar los Juegos.

A partir de entonces entrarán en juego factores de simpatía, geopolítica, alianzas, intereses y compromisos para decidir quién gana la votación a la que están convocados el centenar de miembros del COI el 2 de octubre de 2009 en Copenhague.

Madrid 16 hereda del proyecto de 2012 lo que ha llamado 'el corazón de los Juegos', el núcleo de las principales instalaciones en el Este de Madrid, en torno al Estadio de 'La Peineta' y a los recintos feriales de IFEMA, en las inmediaciones del aeropuerto.

La principal aportación a esta zona, que reúne quince recintos, es la utilización del Madrid Arena Valdebebas, próximo estadio de baloncesto del Real Madrid.

El otro grupo principal de instalaciones, 'el pulmón de los Juegos', estaría en torno al río Manzanares, con el tenis, el triatlón, la hípica o la gimnasia rítmica como atractivos.

De las 30 sedes deportivas de competición, 21 se encuentran situadas en un radio de 15 kilómetros en torno a la Villa Olímpica, y 25 de las 30 a una distancia de 12 kms. del centro de la ciudad y de la principal zona hotelera; 26 de ellas serán accesibles en metro.

De todos los deportes del programa olímpico, quince tienen ya una instalación que no habría necesidad de remodelar. Seis disponen de estadios necesitadas de reforma: atletismo, natación, tenis, hípica, fútbol y vela.

Habrá que empezar de cero las sedes de baloncesto, voleibol (Coslada), ciclismo BMX y piragüismo (Aranjuez), que se harán independientemente de que se obtengan o no los Juegos, además de las de gimnasia, tiro (Paracuellos), ciclismo en pista, hockey, remo (Getafe) y piragüismo en aguas bravas (La Gavia), sólo en caso de que se gane la sede olímpica.

Se levantarían construcciones temporales para acoger el voley playa y el triatlón.

La competición de vela sería en Valencia, que sustituye a Palma de Mallorca gracias al prestigio adquirido y a las instalaciones dejadas por la Copa del América y a la posibilidad, real dentro de unos años, de viajar desde Madrid en tren de alta velocidad.

Las subsedes elegidas para el fútbol son Barcelona, Málaga, Mérida, Córdoba y Palma de Mallorca.

Madrid, que organizaría los Juegos del 5 al 21 de agosto de 2016, ha subido su oferta de alojamiento hasta las 65.806 habitaciones, casi 50.000 de ellas situadas a menos de 10 kilómetros del Estadio Olímpico. La cifra eleva sustancialmente las 43.400 habitaciones prometidas por el plan antecesor y que fue considerada por el COI uno de los puntos débiles de la ciudad respecto a sus rivales.

Río de Janeiro, Chicago, Doha y Tokio son las ciudades con más posibilidades de acompañar a Madrid en la fase final.

Río y Doha han organizado, ambas con enorme acierto, los últimos Juegos Panamericanos y Asiáticos, por lo que tienen en perfecto estado la mayor parte de sus instalaciones y recién modernizadas sus infraestructuras generales.

Brasil ha obtenido ya la organización del Mundial de Fútbol del año 2014 y está por ver si esta circunstancia jugará a favor o en contra de Río 2016. En todo caso, sería algo a considerar en la fase final de la candidatura, a partir del miércoles, porque las exigencias técnicas para pasar el corte parece tenerlas sobradamente cubiertas.

Río puede jugar, además, la baza monetaria y presumir, en época de recesión, de las nuevas cifras de la economía brasileña.

Los Juegos Olímpicos no se han disputado nunca en la región de Sudamérica.

Doha y Tokio también han puesto sobre la mesa su solvencia económica y su experiencia organizativa, que en el caso de la capital japonesa incluya la organización de otros Juegos, aunque sea en el lejano 1964. Algunas de aquellas instalaciones son aún aprovechables.

Chicago es el diamante en bruto de esta elección. El Comité Olímpico Estadounidense (USOC) ha aprendido de los errores que cometió Nueva York 2012 -entre otros, llegar a la votación final sin estadio olímpico- e hizo una exigente preselección hasta concluir que Chicago era la mejor opción. Su proyecto ofrece unos Juegos en el centro de la ciudad, con instalaciones de primera clase bordeando el lago Michigan.

La opción de Chicago brinda al COI, además, la posibilidad de hacer definitivamente las paces con Estados Unidos, con quien se enfriaron las relaciones tras la deficiente organización de los Juegos de Atlanta, el escándalo de corrupción en torno a Salt Lake City y su hasta hace poco laxa política antidopaje.

Para colmo, uno de los hombres del año, el candidato demócrata Barack Obama, es senador por Illinois.

Praga, a la que le ha costado recabar apoyos y financiación en su propio país, y Baku, con planes de infraestructuras poco definidos y algunos problemas medioambientales, darían la sorpresa si pasan el corte.