Archivo de Público
Lunes, 2 de Junio de 2008

Mas marca distancias con el PSOE al seguir CiU en la oposición en Cataluña

EFE ·02/06/2008 - 15:24h

EFE - El portavoz del PSOE, José Antonio Alonso, quien ha abogado hoy por establecer un pacto de colaboración estable con CiU tras el verano.

El secretario general de Convergència, Artur Mas, ha marcado hoy distancias con el Gobierno del PSOE, al que ha recordado que de poco le servirán sus "lisonjas" a CiU mientras ésta siga estando en la oposición en Cataluña y mientras no se aplique sin regateo el Estatuto catalán.

Tras la reunión de la dirección de CDC, Mas ha agradecido los "piropos" a CiU que estos últimos días ha escuchado por boca de altos dirigentes del PSOE, incluido José Luis Rodríguez Zapatero, pero ha asegurado que no les hacen "demasiado caso".

Sin ir más lejos, en su conferencia pronunciada el sábado en Barcelona en el marco del 50 aniversario del Círculo de Economía, Rodríguez Zapatero mencionó a su "amigo" Josep Sánchez Llibre, diputado de CiU en el Congreso, que estaba presente en la sala, y expresó su agradecimiento hacia aquellos grupos dispuestos a contribuir a la gobernabilidad.

Por su parte, el portavoz del PSOE en el Congreso, José Antonio Alonso, ha dicho hoy que "no sería extraño" buscar acuerdos estables de colaboración con CiU tras el verano.

Mas ha afirmado que CiU "no está a partir un piñón" con los socialistas y ha minimizado el apoyo al PSOE que recientemente dio el grupo que lidera Josep Antoni Duran Lleida en el Congreso, para rechazar una moción contra el ex director de la Oficina Económica del presidente del Gobierno David Taguas, nombrado presidente de la patronal SEOPAN.

Para Mas, "es una evidencia que Rodríguez Zapatero cada vez necesitará más a CiU" para ejercer su labor de gobierno, dado que los diez diputados de la federación nacionalista en el Congreso le asegurarían la mayoría absoluta para aprobar, por ejemplo, los próximos presupuestos sin tener que contar con otros grupos.

Sin embargo, según Mas, hay dos obstáculos que por el momento imposibilitan una relación más intensa entre CiU y el PSOE.

Por un lado, las relaciones no dejarán de ser "frías" mientras el Gobierno del PSOE no cumpla lo que establece el Estatuto en materia de financiación ni desarrolle las previsiones estatutarias sobre las competencias que debe tener la Generalitat.

Por otra parte, Mas ha advertido de que la actual situación política en Cataluña, con un gobierno de coalición de PSC, ERC e ICV-EUiA que relega a CiU a la oposición pese a ser la fuerza más votada, "dificulta mucho el entendimiento" con los socialistas en Madrid.

"Mientras haya un tripartito en Cataluña al que tenemos que hacer oposición cada día, no se puede apoyar a los socialistas en Madrid. Es incompatible. Sería una incongruencia", ha remarcado.

"Depende de los socialistas que no tengamos que ayudar al PSOE en Madrid y hacer oposición cada día en Cataluña", ha agregado Mas antes de afirmar: "No vivimos de los guiños sino de que se cumplan los compromisos con Cataluña".

Uno de los compromisos más inmediatos que Rodríguez Zapatero debe cumplir es, según Mas, acordar el nuevo sistema de financiación para Cataluña antes del 9 de agosto, fecha límite marcada en el Estatuto.

Mas no aceptará que el 9 de agosto se hayan marcado simplemente las "grandes directrices" del nuevo modelo, puesto que éstas "ya están recogidas en el Estatuto, que es una ley orgánica".

Para el presidente de CiU, lo que hay que hacer antes del 9 de agosto es "concretar" el modelo de financiación.

"Veremos si se puede intensificar la relación con los socialistas a medida que vayan cumpliendo los compromisos con Cataluña. Pero por ahora no tenemos motivos para tener una colaboración muy intensa con el Gobierno", ha añadido.