Archivo de Público
Domingo, 1 de Junio de 2008

Los cancilleres están listos para afrontar la cargada agenda de la Asamblea de la OEA

EFE ·01/06/2008 - 17:11h

EFE - En la imagen, el consejero presidencial colombiano Fabio Valencia Cossio, responsable del PPP en el Gobierno de Colombia.

Los cancilleres de los 34 países miembros de la Organización de Estados Americanos (OEA) se encuentran ya en Medellín para asistir hoy a la inauguración de la XXXVIII Asamblea General del organismo interamericano, que arranca bajo fuertes medidas de seguridad y un gran interés mediático.

La cuidad se ha preparado a fondo para recibir a las delegaciones internacionales con un fuerte dispositivo de seguridad compuesto por alrededor de 8.500 policías, según la organización.

La Dirección General de la Policía Nacional de Colombia envió dos mil efectivos adicionales a los 6.500 uniformados que normalmente operan en la ciudad y el área metropolitana.

Así, los uniformados tienen asegurados 30 hoteles donde están alojadas las delegaciones y periodistas acreditados y se les encomendó vigilar las zonas turísticas, los centros comerciales y los terminales terrestres y aéreos, según el Comandante de la Policía Metropolitana del Valle de Aburrá, General Marco Antonio Pedreros.

El interés por la Asamblea de la OEA es grande, algo que se refleja en el número de medios de comunicación acreditados.

Más de 460 periodistas y técnicos cubrirán el evento, que se celebra entre hoy y el 3 de junio en el Centro de Convenciones y Exposiciones Plaza Mayor de Medellín con el tema central "Juventud y Valores Democráticos".

Pero este tema previsiblemente será eclipsado por el conflicto colombo-ecuatoriano, la delicada situación política en Bolivia y la crisis alimentaria, según reconoció el propio secretario general de la OEA, José Miguel Insulza, en conversaciones con periodistas antes de viajar a Medellín.

La Asamblea, que se lleva a cabo en medio de las celebraciones del 60 aniversario de la firma de la Carta del organismo hemisférico, adoptada el 30 de abril de 1948 en Bogotá por 21 países del continente americano, contará este año con la ausencia de varios cancilleres, que, no obstante, serán representados por sus respectivos delegados.

La secretaria de Estado de EE.UU., Condoleezza Rice, que protagonizó el año pasado en Panamá un tenso debate con el ministro venezolano de Exteriores, Nicolás Maduro, por la no renovación de la licencia a Radio Caracas Televisión (RCTV), no asistirá a lo que hubiera sido su última Asamblea de la OEA, pero será sustituida por su "número dos", John Negroponte, según el Departamento de Estado.

El canciller brasileño, Celso Amorim, tampoco estará en Medellín, de acuerdo con la lista previa de asistentes. Su lugar lo ocupará, de momento, el embajador de Brasil ante la OEA, Osmar Chohfi.

Brasil tiene un peso importante en el organismo. De hecho, fue la propuesta de Amorin el pasado 17 de marzo, la que destrabó las prolongadas y tensas negociaciones de los cancilleres de las Américas para lograr una resolución consensuada al conflicto entre Colombia y Ecuador.

Este asunto se volverá a tratar en el marco de la Asamblea y en particular cuando se reanude el martes la XXV Reunión de Consulta de Cancilleres, que quedó abierta en marzo en Washington.

No se descarta que haya una declaración o resolución al respecto, ni tampoco que se produzca un encuentro bilateral entre Ecuador y Colombia para tratar el conflicto.

Además de Amorim y Rice, tampoco viajaron a Medellín el canciller argentino, Jorge Taiana, y el ministro de Asuntos Exteriores de Canadá, Maxime Bernier, quien dimitió pocos días antes, tras reconocer que había olvidado documentos confidenciales en una vivienda privada, y semanas después de que se supiera que su última novia estuvo relacionada con una organización criminal.