Archivo de Público
Domingo, 1 de Junio de 2008

La situación empieza a remitir y el pleamar no causa más inundaciones en el País Vasco

EFE ·01/06/2008 - 17:16h

EFE - Aspecto del río Nervión, arrastrando gran cantidad de ramas de árboles y desperdicios, tras el desbordamiento que ha sufrido hoy. El Gobierno vasco ha activado el Plan de Emergencias de Inundaciones en su fase uno para hacer frente a los desbordamientos causados por las intensas lluvias de las últimas horas.

Los caudales de los ríos desbordados como consecuencia de las intensas lluvias caídas durante el fin de semana están bajando de manera paulatina, lo que ha contribuido a que la temida pleamar de las tres de la tarde no haya causado nuevas inundaciones en el País Vasco.

Superados los problemas más graves a lo largo de la mañana, en Vizcaya, el territorio más perjudicado, persisten algunas complicaciones en los puntos más afectados por las inundaciones, según ha informado el departamento vasco de Interior.

Así, los municipios vizcaínos de Alonsotegi, Berango, Urduliz, Getxo, Erandio, Gatika o Bilbao presentan aún algunas zonas anegadas.

En Guipúzcoa, donde las inundaciones no han sido tan frecuentes, la situación se ha tornado más tranquila en la cuenca del río Urola.

Además, Iberdrola ha logrado restablecer el suministro eléctrico a la mitad de los 30.000 vecinos de la Margen Izquierda de Vizcaya que a la una de la tarde se han quedado sin luz después de que el río Ballonti se desbordara y anegara una subestación eléctrica en Ortuella.

Las consecuencias de las lluvias y los desbordamientos se padecen ahora en las carreteras vascas, en especial, en la red secundaria, que se encuentra impracticable en infinidad de lugares, por lo que la Ertzaintza recomienda no utilizar el vehículo, si no es imprescindible.

En la red principal, los mayores problemas se registran en Vizcaya. En Gatika, un tramo de la BI-634 permanece anegada por el río; en Bilbao, la A-8 a su paso por Miraflores es atravesada por un torrente de agua que cae del monte; en Barakaldo, la N-634 presenta varias balsas de agua; y en Arrigorriaga, la BI-625 tiene un carril cortado debido a un desprendimiento.

En Vizcaya y en el apartado ferroviario, continúa sin servicio el tramo de Feve entre Bilbao y Balmaseda.

En Guipúzcoa, las vías están mejor, pero un accidente sin heridos entre cuatro vehículos, registrado pasadas las tres de la tarde en la autopista A-8 a la altura de Deba, ha causado importantes problemas en el tráfico.

En el caso particular de Bilbao, el nivel de la ría del Nervión ha descendido poco antes de la pleamar gracias a que las lluvias, pese a ser continuas, han perdido intensidad.

Así, el caudal de la ría ha bajado con relación al nivel de las orillas entre un metro y un metro y medio, según las zonas. Por ello, la subida de la marea no ha causado nuevas inundaciones.

En la capital vizcaína, los bomberos del Ayuntamiento han realizado 27 salidas en las últimas horas, la mayoría de ellas para realizar achiques, aunque también han saneado fachadas, retirado árboles caídos y desprendimientos de tierra.