Archivo de Público
Viernes, 30 de Mayo de 2008

Las denuncias contra el ‘sheriff’ de Coslada se remontan a 1987

Un dossier recopila 43 demandas por coacciones, lesiones y detención ilegal hasta 1996

ÁNGELES VÁZQUEZ / DIEGO BARCALA ·30/05/2008 - 22:09h

"Sin pruebas no se puede actuar". Eso dijo el alcalde de Coslada (82.000 habitantes), Ángel Viveros (PSOE), cuando se destapó el escándalo de corrupción policial que sacude su municipio. El regidor negó que hubiera denuncias contra actuaciones concretas de la Policía Local. Sólo admitió quejas y recordó que los expedientes que se abrieron al jefe del cuerpo de seguridad, Ginés Giménez, fueron archivados.

Sin embargo, un dossier de la Asociación contra la Tortura, al que ha tenido acceso Público, reúne 43 denuncias presentadas en dependencias policiales entre los años 1987 y 1996, por los delitos de lesiones, malos tratos, amenazas, coacciones y detención ilegal.De ellas, cuatro se dirigían directamente contra el conocido como sheriff de Coslada, que ocupaba su cargo desde 1986.

El documento incluye las cartas que en 1995 enviaron varios afectados a la Delegación del Gobierno, al Defensor del Pueblo y a Julio Anguita, entonces coordinador general de IU, partido al que pertenecía el alcalde de Coslada en ese momento, José Huélamo.

Arrestado por pedir respeto

Quien se dirigió al ex secretario general del PCE fue José Luis Domínguez, detenido en 1995 junto a su hermana, cuando ambos y sus parejas fueron testigos de una agresión de la Policía a unos jóvenes y un agente les gritó que circularan. Domínguez le reprochó el tono en el que se había dirigido a ellos y el policía respondió con un brusco agarrón. Su pareja y su hermana intentaron separarles y el agente las empujó. Su compañera fue la peor parada con una fractura en la muñeca.

Domínguez denunció la agresión y consiguió la condena de los dos agentes implicados por faltas de lesiones imprudentes, maltrato, coacciones y vejaciones. No logró que se les condenara por detención ilegal, pero sí que se dedujera testimonio contra el jefe de la Policía Local, que al final fue absuelto. La mujer de Domínguez fue indemnizada con dos millones de pesetas y el Ayuntamiento fue condenado como responsable civil subsidiario.

Otra de las denuncias incluidas en el dossier relata que en 1996 una pareja paró su coche en una rotonda para atender a un motorista accidentado. Poco después, un hombre vestido de paisano pidió al conductor que le contara lo sucedido. Tras llamarle "chulo", le golpeó y acabó detenido. Ya en comisaría, un policía nacional comentó que el agresor era Ginés de paisano.

Las denuncias recogidas por la Asociación contra la Tortura tratan agresiones y detenciones inexplicables relacionadas con discusiones con los agentes de Coslada. Las denuncias fueron dirigidas contra un total de 20 agentes locales. El 9 de mayo fue detenido Ginés junto a 25 de sus policías.