Archivo de Público
Miércoles, 31 de Octubre de 2007

Las viviendas de los españoles valen cuatro veces más

La riqueza inmobiliaria de los hogares se situó en 4,7 billones de euros al cierre del año pasado

VIRGINIA ZAFRA ·31/10/2007 - 21:21h

El precio de la vivienda ha crecido de forma descomunal en España en los últimos diez años y ha permitido que el patrimonio inmobiliario de las familias españolas se haya multiplicado por 3,6 veces en ese periodo, hasta elevarse a 4,7 billones de euros.

En promedio, supone una rentabilidad anual del 13,5% en la década y del 16,5% en el lustro.

Los catalanes son los que más riqueza inmobiliaria acumulan tras este boom: 870.187 millones de euros, seguidos de los madrileños, con 833.809 millones, y los andaluces, con 708.177 millones.

Más riqueza pero más deudas

Claro que el crecimiento de la riqueza ha estado acompañado de un incremento muy sustancial de la deuda de los hogares, que han más que quintuplicado sus préstamos, hasta elevarlos a 781.000 millones.

Ese fuerte ascenso ha provocado, a su vez, que su ahorro haya descendido paulatinamente respecto a sus rentas, hasta situarse en el 10,5% el año pasado.

Según las previsiones de la Fundación de Cajas de Ahorros (Funcas), mostradas en su publicación Cuadernos de Información Económica, esta tendencia se está acentuando a lo largo de este año. El ahorro bruto cerrará el ejercicio en el 10,2% de su renta y se elevará a 67.529 millones de euros.

Frente a lo que se podría pensar viendo la evolución de los últimos años, el endeudamiento no ha sido la fuente más utilizada por los hogares para comprar vivienda. Su principal recurso han sido las extraordinarias plusvalías obtenidas con la venta de su casa  anterior.

Sólo el año pasado, gastaron 276.000 millones en nuevas adquisiciones, de los que 128.000 millones procedieron de ventas y 95.000 millones de créditos bancarios.

 2005, el año más rentable

El estudio de Funcas demuestra, además, que el crecimiento del patrimonio inmobiliario ha sido consecuencia, principalmente, de la subida de precios, y en menor medida, de la construcción de viviendas. En la década, la revalorización ha elevado la riqueza en 2,81 billones, mientras que los nuevos inmuebles han aportado 706.000 millones.

2005 fue el ejercicio que más salió a cuenta, ya que sólo el encarecimiento del metro cuadrado ofreció un rendimiento total de 490.000 millones, por encima de los 425.000 millones de 2006.

Eso demuestra la desaceleración del mercado inmobiliario que se está produciendo en España y que se refleja, especialmente, en la bajada de los ingresos que las comunidades autónomas tienen por el impuesto de transmisiones patrimoniales.

Funcas augura que esta desaceleración seguirá siendo suave y cree que el superávit de las cuentas públicas permitirá evitar situaciones críticas, pero también advierte que el gran peso del sector inmobiliario y constructor en la economía acentúa el riesgo de que “la previble recesión económica se extienda al conjunto de la economía”.