Archivo de Público
Martes, 27 de Mayo de 2008

Las hormonas no protegen del infarto a las mujeres

La enfermedad cardiovascular acaba con la vida de 11 veces más españolas que el cáncer de mama

ANTONIO GONZÁLEZ ·27/05/2008 - 21:05h

JUPITER - El tabaquismo es uno de los factores de riesgo de enfermedad cardiovascular.

Algunos médicos aún creen, como les enseñaron en la facultad, que los estrógenos, las hormonas sexuales femeninas, confieren a las mujeres cierta protección frente a las enfermedades cardiovasculares. Por otro lado, muchas mujeres que acuden sin falta a la consulta al descubrirse un bulto sospechoso en el pecho, ante el temor de que sea un cáncer de mama, ni siquiera piensan que al sentir un dolor torácico puedan estar siendo víctimas de un infarto. La Sociedad Española de Cardiología (SEC) alertó ayer de que toda esta desinformación propicia que las enfermedades cardiovasculares se hayan convertido en los últimos años en la primera causa de muerte entre las españolas, muy por encima del cáncer, aunque muchas mujeres lo desconozcan.

El secretario general de la SEC, Esteban López de Sá, sostiene que el efecto de los estrógenos puede ser incluso negativo si se administran tras la menopausia. “Antes, todos creíamos que los estrógenos protegían a las mujeres de estas dolencias, pero no protegen, y si tienen los mismos factores de riesgo que los hombres acaban teniendo los mismos problemas”, precisa.

Falsas creencias

Por otro lado, según una encuesta incluida en La radiografía de las enfermedades cardiovasculares en la mujer española –presentada ayer por la SEC con motivo de la celebración, desde mañana, de la Semana del Corazón–, el 72% de las mujeres cree, de forma errónea, que el cáncer es la principal causa de muerte entre ellas, frente a tan sólo un 15,3% que apunta a las patologías cardiovasculares.

En la misma línea, sólo el 5,1% opina que estas dolencias sean el principal problema de salud en mujeres, frente al 60% que piensa que son los tumores. En cambio, como indica la autora del informe, Isabel Calvo, las enfermedades cardiovasculares causan en España una mortalidad en mujeres 11 veces mayor que la provocada por el cáncer de mama, y siegan la vida de una de cada tres pacientes.

“Las mujeres no se perciben como candidatas a sufrir una enfermedad circulatoria”, explicó Calvo, que apunta que una de las razones de este desconocimiento puede estar en la falta de ensayos clínicos con mujeres en este campo. “Hay un modelo androcéntrico y muchas veces se mete en el mismo saco a hombres y mujeres”, indica la experta.

Los médicos temen, además, que la incorporación de la mujer al hábito tabáquico provoque en el futuro inmediato un aluvión de casos de enfermedades cardiovasculares entre personas de este sexo. Tampoco hay que olvidar, según los cardiólogos, que tras la menopausia se disparan los factores de riesgo cardiovascular, como la hipertensión, la hipercolesterolemia, la obesidad y la diabetes.