Archivo de Público
Domingo, 25 de Mayo de 2008

La película francesa 'Entre les murs' se lleva la Palma de Oro

El director Laurent Cantet se impone en el festival de la Costa Azul, que desde 1987 no premiaba a una película local.

A. PÉREZ / M. DUMAND ·25/05/2008 - 20:00h

Benicio del Toro, en La Croisette. AFP

Sean Penn y su jurado del 61 Festival de Cannes fueron tajantes en su palmarés emitido ayer y premiaron un cine con genio, rabioso, no edulcorado, pegado a la calle y a las realidades sociales, incluso en su versión más dura. Perpetraron, además, varias rupturas históricas con su palmarés, que entrega la Palma de Oro de este certamen internacional a una cinta francesa por primera vez en 21 años.

El francés Laurent Cantet, con un cuasi-documental titulado Entre les Murs (Entre cuatro paredes), sobre la difícil alquimia entre un joven profesor y sus alumnos de un barrio popular de París, recibió la Palma, uno de los galardones más prestigiosos del cine mundial como arte. Mateo Garrone, con Gomorra, un filme sobre la mafia en su versión más cotidiana y cutre deNápoles, obtuvo el Gran Premio del Jurado, considerado la Palma de Plata.

Cantet es la gran sorpresa de un palmarés que el propio Sean Penn había anunciado como sorprendente. Su filme, también titulado La Clase, fue presentado en la recta final de la competición. Su temática es auténticamente francesa, como dicen por estas latitudes para designar un tema difícilmente exportable, aunque él se apresuró a declarar ayer que no le sorprende que"hablar de la escuela interese en el mundo entero".

El director ambienta su película en el Colegio Françoise Dolto de París, con actores no profesionales. Arranca con la llegada de los alumnos y del profesor, François Bégaudeau, al colegio para el inicio del curso escolar, un año en el que los nervios del maestro serán puestos constantemente a prueba por unos adolescentes tan difíciles y provocadores como entrañables en el fondo.El maestro, comprensivo y creativo, logrará sacar a muchos de ellos de su autismo y su intolerancia. Pero bastará un solo desliz para que lo peor de las intrigas escolares y burocráticas se ponga en marcha.

El director francés -que ya había dado lecciones de un cine atrevido y comprometido con aquella Recursos Humanos de 1999- ha construido su obra como un documental ficcionado, basado en el libro escrito por quien fuera realmente un joven profesor más de los barrios populares de París: el propio François Bégaudeau.No fueron sólo esos dos galardones los que acabaron en manos de autores atentos al mundo que les rodea y a gente de clases populares de los cinco continentes: También los belgas Dardenne, con El silencio de Lorna, y Linha de Passe, de Walter Salles y Daniela Thomas, resultaron premiados.

Los hermanos belgas recibieron el galardón al Mejor Guión con su historia sobre una inmigrante albanesa atrapada en una tragedia que ella misma provoca con su intento de adquirir la nacionalidad belga y la felicidad. La actriz Sandra Corveloni recibió el premio a la Mejor Interpretación femenina por su papel en Linha de Passe, sobre la dura vida de una familia pobre en Sao Paulo.

Por Latinoamérica

Completa ese palmarés el premio al Mejor Actor, que fue, sin sorpresa, a manos de Benicio del Toro, por su interpretación del Che en el filme monumental de Steven Soderbergh. "La de hoy es una buena noche para los latinoamericanos y es una gran noche para el cine latinoamericano", dijo Del Toro, quien también dedicó el galardón a Ernesto Guevara. El premio a la Mejor Dirección para el turco Nuri Bilge Ceylan, que impresionó con su retrato de la hipocresía entre pobres y ricos en su país, retratado en el filme Uç Maymun (Tres monos). Más alejado de la realidad, Pablo Sorrentino recibió el Premio Especial del Jurado por Il Divo, su cinta burlesca sobre el que fuera político democristiano italiano, Giulio Andreotti.

Sean Penn, que ya se había permitido, como presidente del Jurado, la fantasía de imponer en la selección oficial fuera de competición una cinta, The Third Wave, también patrocinó otra pequeña revolución en Cannes: creó con su jurado un "premio especial de la 61 edición" que fue ex aequo a manos de la actriz Cathérine Deneuve (intérprete en Un Conte de Noël, de Arnaud Desplechin), y de Clint Eastwood, director de The Exchange. Un premio especialmente creado para esta ocasión sirvió, de facto, para consolar a dos pesos pesados -Eastwood y Deneuve- que habían hecho mucho lobbying, pero que el jurado no quiso premiar.

Actriz discutida

Se dice que Angelina Jolie, actriz principal de The Exchange, había llegado a creer que era una seria aspirante a la mejor interpretación femenina. Sandra Corveloni, la excelente actriz brasileña que interpreta una madre de clase muy modesta en el Sao Paulo de Linha de Passe, fue la encargada de devolver a Angelina a la realidad, al llevarse el galardón. La entrega del premio dio lugar a un momento surrealista, porque al principio ningún crítico reconocía a la mujercita que subió a escena.

"¿La conoces?" "Qué va. Y he visto la película". La aclaración llegó pronto. La actriz no pudo venir a Cannes a causa de un problema en su embarazo.Su premio también es una sorpresa. No porque su interpretación no fuera destacada y saboreada por todos los críticos. La razón fue otra: en Linha de Passe, cinco personajes -incluida ella- son seguidos a flor de piel por la cámara. Su rol, pues, no es tan principal como el de otras actrices. Sirva de ejemplo, Martina Gusmán, protagonista de Leonera, de Pablo Trapero, una de las favoritas.