Archivo de Público
Lunes, 29 de Octubre de 2007

Las licencias para construir nuevas viviendas caen un 12,4% hasta agosto

Deutsche Bank augura una caída de los precios entre el 2% y el 8% para 2008

B.C.B/S.R.A ·29/10/2007 - 20:44h

Evolución de los visados hasta agosto y reparto de la construcción por sectores (Clica sobre la imagen para ampliar)

Nuevos datos, y opiniones, confluyeron ayer para dibujar la desaceleración del sector inmobiliario residencial.

Así, los visados de obra nueva residencial (los permisos que otorgan los colegios de arquitectos para comenzar un proyecto) cayeron un 12,4% en los ocho primeros meses del año, hasta 482.729 nuevas viviendas.

La mayor parte de esta caída es atribuíble al descenso de los visados solicitados para viviendas unifamiliares que, hasta agosto, se redujeron un 36,6%. Por su parte, la edificación de pisos en bloque vive una menor desaceleración, ya que sólo se retrae un 6% en los ocho primeros meses del año.

Sobrevaloración del sector

El descenso en el inicio de nuevas viviendas está en línea con la previsión de los expertos sobre ajustes en el parque residencial en España. Según los analistas de Deutsche Bank -que publicaron ayer un completo y algo contradictorio informe sobre vivienda-, desde 2004, España habría acumulado 772.640 casas sin vender. Es decir, en tres años se habría creado un exceso de oferta equivalente a todas las nuevas residencias que se inician en un ejercicio.

La entidad utiliza este argumento para justificar su teoría sobre la reducción del precio de la vivienda. Según sus cálculos, este año aún crecerá al ritmo del IPC (alrededor del 3%) y en 2008 se reducirá entre un 2% y un 8%. Para 2009, estos expertos esperan de nuevo subidas en el entorno del 3%. El informe arroja a un tiempo cifras demoledoras: llega incluso a "no descartar" una recesión para 2009 en el conjunto de la economía por el impacto de la desaceleración del sector; pero también motivos para la esperanza, tales como la positiva influencia de los inmigrantes que en los próximos años comprarán viviendas, la inversión de los extranjeros en la costa o el peso de la construcción no residencial. El banco recuerda que dos tercios de los beneficios de las constructoras españolas proceden de las infraestructuras y que, dado los plazos de ejecución media (18 a 20 meses), éstas estarán protegidas hasta diciembre de 2008. Además, el informe piropea la diversificación de estas empresas y recuerda que "el improbable cambio de Gobierno en las elecciones del próximo año" garantizará la inversión en obra civil.