Archivo de Público
Domingo, 25 de Mayo de 2008

Los padres sufren presiones sociales para la compra de videojuegos y móviles, según una experta

EFE ·25/05/2008 - 13:48h

EFE - Un niño jugando con un videojuego que simula carreras de coches.

La psiquiatra Carmen Merina considera que "muchos padres no soportan la presión del grupo social y sienten que son peores porque no les han comprado a sus hijos un determinado videojuego o un teléfono móvil".

Merina, responsable de la Unidad de Salud Mental Infanto Juvenil del centro de salud Espartero de Logroño, ha detallado a EFE que los casos de adicciones a los videojuegos o a internet se suelen producir en adolescentes y en adultos, aunque el origen del problema se genera en la infancia.

Muchos padres se dejan llevar por la "presión social" y propician situaciones "absurdas" al comprar videojuegos y otros aparatos a niños muy pequeños, en especial, en los regalos "desbordantes y desmedidos" de los Reyes o por la Primera Comunión.

Los juegos de ordenador o de consolas ofrecen a los niños una "gratificación inmediata", por lo que les resulta más cómodo que los juegos tradicionales, en los que tienen que pensar o hacer ejercicio físico.

Esta situación se produce en niños "más impulsivos" y, sobre todo, en menores que pasan mucho tiempo solos, por lo que necesitan "una vía rápida de entretenimiento y satisfacción", ha dicho.

Hasta la adolescencia, este tipo de juegos son utilizados más por chicos, pero después, cuando se generaliza el uso de internet y los "chats", las chicas también "abusan" de páginas sobre dietas o moda.

En su opinión, un uso controlado de estos juegos y de internet es bueno, "el problema llega cuando se abusa y los niños dejan de hacer otras cosas necesarias para su rendimiento escolar y para el desarrollo de su vida familiar y social".

Para esta psiquiatra, los padres deben "limitar" el consumo de televisión o de videojuegos desde que los niños son muy pequeños, ya que, por ejemplo, desayunar viendo dibujos animados crea un "hábito pernicioso" desde la infancia.

Esta costumbre puede llegar a generar en los menores "pasividad" para "evitar tener que enfrentarse al día a día con realismo", ha criticado.

La televisión puede utilizarse como forma de relajarse cuando el niño ya haya acabado los deberes y sus tareas cotidianas.

Merina recomienda que los niños más pequeños no utilicen el ordenador o los videojuegos y, a partir de ocho o nueve años, lo ideal sería que los usasen durante 30 ó 45 minutos.

"Lo importante no es el número de horas que se dedica a estos juegos, si no que el niño diversifique su tiempo con otras actividades", ha indicado.