Archivo de Público
Martes, 30 de Octubre de 2007

Paul Keddy:"Una extinción es como perder un cuadro del Prado"

Paul Keddy, catedrático de Estudios Medioambientales de la Universidad Southeastern Louisiana (EEUU), alerta sobre la pérdida de biodiversidad en el mundo.

MARÍA GARCÍA DE LA FUENTE ·30/10/2007 - 08:02h

Paul Keddy, apoyado en uno de sus preciados árboles, ayer en Madrid. GABRIEL PECOT

Profesor de Biología durante 30 años, Paul Keddy habla de la biodiversidad y, sobre todo, de la flora, con pasión. Ha estudiado y enseñado ecología de humedales y biología de la conservación de plantas, y se muestra preocupado por la poca importancia que el hombre da a cada una de las especies y microorganismos. A Keddy le sorprende que haya gente que siga cuestionando el cambio climático. Ayer estuvo en Madrid, invitado por la Fundación BBVA para dar una conferencia. 

¿Qué opiniones hay sobre el cambio climático en su país?
Es una pena que hechos que usted y yo consideramos científicos se politicen. En Lousiana, donde viven por debajo del nivel del mar, con un alto riesgo por el crecimiento del nivel del océano, si eres un republicano, no deberías pensar que el mar puede ascender. Me sorprende que después de todos los daños causados por el huracán Katrina, la gente no quiera oír hablar de tomar medidas frente al cambio climático, sólo quieren saber cómo se van a construir grandes murallas alrededor de la ciudad. El problema de los hombres es que prefieren creer algo que no es verdad, pero que les haga sentir bien. He visto muchas personas que niegan los problemas y así pretenden que van a desaparecer.

¿Cuál es la situación de la biodiversidad?
Lo que han hecho los científicos durante los últimos siglos es identificar a las especies, y todavía no hemos terminado. Pero ahora, incluso antes de ponerles nombre, están desapareciendo. La tasa de extinción es bastante seria. En plantas, que son mi especialidad, se estima que entre un tercio y un cuarto de las especies del mundo están en riesgo de desaparición. Puede que la gente no entienda la magnitud de estas extinciones, ya que si vives en una ciudad y sólo ves palomas y unas pocas especies de árboles no estás viendo la realidad.

Que se extinga una especie es como perder un cuadro del Museo del Prado¿Por qué nos debe importar evitar la desaparición de especies?

Una de las razones principales por las que nos debe importar no perder biodiversidad es cultural. Así, como los españoles aprecian el arte, en términos de biodiversidad que se extinga una especie es como perder un cuadro del Museo del Prado. Imagine que cada día que entra en el Prado ha desaparecido un cuadro. Eso es a lo que nos enfrentamos: a finales de siglo habremos perdido un tercio de esos cuadros. Además del factor cultural, está el argumento económico. Los insectos polinizan los cultivos, y este año en Norteamérica hemos tenido un problema porque los polinizadores naturales han desaparecido. Y ahora hay que comprarlos y tenemos que pagar por un servicio que solía ser gratuito. Habrá daños en la industria agrícola y alimentaria por la falta de insectos.

¿Cuál es la causa de esta desaparición de insectos?
Se está estudiando. Se cree que es por una enfermedad, pero asusta saber que a medida que pierdes los valores naturales, te vuelves más dependiente de una pocas especies. Ocurre lo mismo en los océanos. Yo provengo de Canadá y para mí ver bacalao en un menú es asombroso, porque allí las pesquerías de bacalao se acabaron. A medida que repasas la cadena trófica, y casi cualquier cosa que el hombre necesita, tiene una relación con la biodiversidad. Por ejemplo, el agua se purifica gracias a los animales que viven en el agua. Hay un montón de microorganismos trabajando gratis para nosotros. Todavía desconocemos muchas especies y tampoco sabemos a qué se dedican. Y cada vez que una especie se extingue es como si se perdiera una minúscula pieza de un avión, pero el aparato sigue funcionando sin que nadie sufra, y la gente parece que no se tiene que preocupar de que desaparezca un ave o una planta. Pero llegará un momento en que, al perder una pieza tras otra, el avión caerá. Por ahora no sabemos cuál es el margen de seguridad.

Y, en general, ¿por qué están extinguiéndose las especies?
Primero, porque somos demasiadas personas, consumimos demasiados recursos por persona. El impacto total en el planeta se obtiene multiplicando cada individuo por su huella ecológica y lo que sucede es que cada uno trata de culpar al de al lado. En el caso de EEUU se culpa a África, porque tienen muchos hijos. Y tienen razón, pero en Norteamérica somos muy materialistas y se tienen cada vez casas más grandes y coches más grandes. Y el consumo medio en América es mucho más elevado. En América, quizás porque hay grandes extensiones, la gente gasta mucho más. La inmigración que llega a España desde África está causada por las altas tasas de reproducción, es gente que no tiene alternativa.

En materia de humedales, ¿la Convención Ramsar tiene buenos resultados?
Lo más importante es proteger áreas naturales con biodiversidad. Y los humedales son particularmente importantes en la diversidad biológica porque en ellos es donde se acumulan los nutrientes. Los impactos en los humedales van más allá de sus propias fronteras y la idea de Ramsar era que los países identificaran sus humedales para protegerlos, lo que permite que la gente sepa que lo que tienen en su país es importante más allá de las fronteras. Pero Ramsar tiene una limitación, y es que algunos humedales son demasiado pequeños.

Debido a los impactos del urbanismo en la costa, ¿habría que cambiar el modelo de ciudad?
No se puede decir que todos tienen que vivir en el interior, pero tampoco que se urbanice en los tesoros naturales de España, porque sería como si yo quisiera dormir al lado de un Goya en el Prado. El Mediterráneo es un punto caliente en biología por su gran cantidad de especies. Es importante proteger la costa española, pero es un problema si todos quieren comprarse una casa de verano allí. Con los incendios de los últimos días en California está ocurriendo algo parecido. Durante años hemos dicho que no se construyera allí porque es una zona de fuegos y el suelo arde. La gente tiene que vivir en algún lugar, pero siempre con un poco de sentido común, por eso tenemos leyes para regular.

¿Cómo será el clima dentro de 100 años?
Parece que el clima va a ser más cálido, aunque es más difícil saber si va a ser más húmedo o más seco que ahora. Tengo unos terrenos en Canadá y en los últimos 25 años los árboles han crecido formando un bosque. El otro día incluso apareció por allí un oso. Los individuos a este pequeño nivel pueden conseguir que un bosque vuelva a crecer.