Archivo de Público
Lunes, 29 de Octubre de 2007

"Me he quedado más tranquila"

En primera persona - Patricia García decidió guardar el cordón de su hija en un banco privado

ANTONIO GONZÁLEZ ·29/10/2007 - 00:00h

Cuando llegó el momento, no se lo pensó. Patricia García, periodista de 34 años, tuvo su tercer hijo, una niña, el pasado 5 de mayo, en el Hospital Montepríncipe de Madrid. Tanto ella como su marido lo tenían bastante claro: querían conservar el cordón umbilical de la niña por si en el futuro las células madre que alberga pudieran serle de utilidad, a ella o a sus hermanos.

Aún siendo consciente de que las posibilidades de utilizar este material son hoy por hoy limitadas, los antecedentes de cáncer presentes en su familia le impulsaron a tomar una decisión de la que no se arrepiente. Ahora, tras poner el cordón en manos del banco privado Secuvita, que deposita las muestras en un banco alemán y las conserva al menos durante 20 años, reconoce que se ha quedado más tranquila, ya que tiene “la puerta abierta” ante lo que pueda ocurrir.

“Mi marido y yo creemos que en el futuro se avanzará mucho en estos temas, de forma que en el futuro, si fuera necesario, podría servir para alguno de nuestros hijos”, explica.

Cuando se le pregunta si volvería a hacerlo en el caso de que tuviera otro hijo, Patricia responde que no cree que sea necesario, que con uno es más que suficiente. Sin embargo, cuando expire el plazo inicial de 20 o 25 años en los que el cordón estará congelado, la decisión de mantener o no la muestra dependerá de su hija, que ya será mayor de edad. Entonces, Patricia dice que le aconsejará que deje el cordón en el banco, por lo que pudiera pasar.