Archivo de Público
Viernes, 26 de Octubre de 2007

El promotor Carabante se enreda en su salida de Colonial

Vende el 5% de la empresa inmobiliaria pero firmó un pacto que le obligará a recomprar

SUSANA R. ARENES ·26/10/2007 - 22:04h

El apetito por las inversiones rápidas en empresas inmobiliarias, que hasta abril pasado subían como la espuma, ha dejado atrapado a más de uno. Pero probablemente el caso más llamativo sea el del promotor José Ramón Carabante, que entró hace año y medio con grandes expectativas en el capital de Inmocaral, que hoy controla Colonial, una de las principales inmobiliarias del país. Ahora, el empresario malagueño se ha deshecho de su paquete del 5% en Colonial, a través de una operación de derivados, pero está atrapado por un pacto que él mismo firmó y que le obliga a volver a comprar otro paquete.


Es la historia de un inversor al que los cálculos se le han dado la vuelta. A principios de este año, el promotor malagueño empezó a perfilarse como el socio díscolo del accionariado de la nueva Colonial que Portillo creó al fusionarla con su promotora, Inmocaral.

Carabante, que preside Grupo 2002, formado por 30 empresas, comenzó a deshacerse de paquetes de Colonial en una operación de derivados, según confirmaron a Público fuentes del mercado. Con este sistema, adquiere el compromiso de venta total a otro accionista o accionistas aún sin identificar. El empresario no respondió ayer a los requerimientos de este diario.

Este promotor malagueño, gran amante de la pintura, ha apostado tanto por la inversión financiera que en febrero amplió el objeto social de la filial Corporación Financiera Issos, hasta entonces promotora, para que pudiera tener participaciones en empresas, según figura en el Registro Mercantil.

De hecho, esa filial tiene el 5% de la inmobiliaria Reyal Urbis y para dirigirla, Carabante fichó a finales del año pasado a Miguel Boyer. El ex ministro socialista de Economía y Hacienda se ha convertido en su mano derecha en inversiones.

Un fallo en el acuerdo

Precisamente con Reyal Urbis firmó Carabante en julio el acuerdo que ahora le bloquea la salida definitiva de Colonial. Carabante acordó una opción de compraventa que le forzará a adquirir otra vez en torno a un 5% antes del 16 de diciembre. Reyal Urbis venderá porque le resulta muy rentable por el precio, confirmó a este diario su presidente, Rafael Santamaría. El pacto hablaba de un 6,4%, pero, tras la última ampliación de capital de Colonial, el peso de Reyal ha mermado.

El fallo del acuerdo es que Carabante puso precio a su compra: 4 euros por acción. Desde entonces, los títulos han caído y no han recuperado ese valor. El promotor podría amortiguar la pérdida negociando con Reyal un pago en acciones de esta empresa.

Con la salida de Colonial, Carabante puede percibir más de unos 280 millones, que es lo que valía ayer el 5% de Colonial en bolsa tras un nuevo rally, otra vez por el rumor sobre la salida de este accionista.