Miércoles, 7 de Mayo de 2008

Otra visita nuclear al Peñón

El submarino estadounidense Florida atraca en el Puerto de Gibraltar

CARLOS PÉREZ ·07/05/2008 - 21:11h

La Bahía de Algeciras acaba de recibir una nueva visita indeseada. El submarino de propulsión nuclear USS Florida, de la Armada de Estados Unidos, atracó este miércoles en el Puerto de Gibraltar alrededor de las 9.00 horas, y allí permanece. El aparato no atracó en Gibraltar para someterse a una reparación, porque no sufre avería alguna, según la versión de las autoridades. No obstante, su llegada provocó numerosas protestas y muestras de indignación de grupos ecologistas y partidos de la oposición.

El Gobierno central estaba advertido de la llegada del submarino nuclear, que constituye una “escala rutinaria”, según dijo el diputado por Cádiz del PSOE Salvador de la Encina. “No entraña ningún tipo de peligro”, aseguró, lanzando un mensaje de calma. Responsables del PP e IU exigieron a la Junta de Andalucía y al Gobierno central que reclamen con contundencia la marcha del submarino. A la memoria de los campogibraltareños regresó el fantasma del Tireless, el submarino nuclear (este sí, averiado) que fue reparado en el Peñón hace más de seis años pese a la oposición de toda la sociedad y de la comarca. Los ciudadanos volvieron a bañarse este miércoles en la playa con un submarino nuclear delante. Ha vuelto a ocurrir, fue la frase que más se escuchó durante toda la jornada.

Exigencias ecologistas

El Florida, submarino de la clase Ohio, lleva torpedos MK-48 y 154 misiles de crucero tomahawk en 22 grupos de siete, según la ONG Ecologistas en Acción. Estados Unidos dispone de 14 submarinos de la clase Ohio, con propulsión nuclear y misiles balísticos.

Greenpeace advirtió que los tomahawk pueden portar cabezas nucleares. Esta ONG reclamó la marcha del submarino en términos contundentes. “Exigimos la salida inmediata del Florida del puerto de Gibraltar y la prohibición definitiva y para siempre de la presencia de buques nucleares en las costas”, señaló su director en España, Juan López de Uralde. Los submarinos nucleares suponen, a su juicio, un riesgo para la población de las áreas próximas, por la posibilidad de escapes del reactor o de accidente, así como un “riesgo inaceptable” para la vida marina.

Antonio Muñoz, portavoz de Ecologistas en Acción en el Campo de Gibraltar, recordó que los ayuntamientos de toda esta zona de la provincia de Cádiz, la mancomunidad de municipios de la comarca y la Diputación “se oponen desde el Tireless no sólo a que se hagan reparaciones de submarinos nucleares, sino también a que se efectúen tareas de avituallamiento en el puerto”. Ninguna institución expresó quejas por el atraque del submarino.

“Condenar el atraque”

Muñoz, que fue quien se encargó de que la noticia de la llegada del submarino corriera como la pólvora desde las 11 de la mañana, admitió que, aunque la legislación internacional permite este tipo de tareas, los alcaldes de la comarca han expresado su rechazo a las mismas. Con estos argumentos, el portavoz de la ONG instó a “todos los alcaldes”, a la presidenta de la Mancomunidad de Municipios del Campo de Gibraltar, Isabel Beneroso, y al presidente de la Diputación de Cádiz, Francisco González, a “condenar el atraque”.

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Publicidad