Miércoles, 7 de Mayo de 2008

El Consell espera que la medida que se adopte no afecte negativamente a la Comunitat

EFE ·07/05/2008 - 22:15h

EFE - El dictámen de la Comisión Europea que considera ilegal el cobro del céntimo sanitario en los carburantes ha provocado la defensa del gravamen en las seis autonomías en las que se aplica y en el Gobierno.

El conseller de Economía, Hacienda y Empleo de la Generalitat Valenciana, Gerardo Camps, ha dicho que desde el Consell esperan que cualquier medida que haya de adoptarse en relación con el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Hidrocarburos, "no afecte negativamente a la financiación de la Comunitat".

Ayer, la Comisión Europea consideró que el impuesto sobre los carburantes en las gasolineras, el denominado céntimo sanitario, no respeta la normativa europea, por lo que reclama su revisión.

Además, ha señalado que deben arbitrarse "las compensaciones que correspondan, si al final el Gobierno Español se ve obligado a suprimir este Impuesto".

Gerardo Camps, según un comunicado de la Generalitat hecho público a última hora de esta tarde, ha dicho que sin entrar en valoraciones legales sobre el contenido del Dictamen de la Comisión Europea y, al margen de la actitud que oficialmente adopte el Gobierno Español sobre la cuestión, "lo más importante en estos momentos es que desde el Gobierno central se prevean todas las alternativas necesarias para la salvaguarda de la capacidad financiera de las comunidades autónomas".

Ha subrayado que hay que tener en cuenta que esa financiación "se va a ver sensiblemente afectada por la actual coyuntura económica especialmente sensible, como ya parece ir reconociendo el Gobierno central".

El vicepresidente segundo y conseller de Economía, Hacienda y Empleo ha recordado que la recaudación de ese impuesto se encuentra cedida a las comunidades autónomas en el marco del vigente sistema de financiación".

Ha hecho hincapié en que la Generalitat Valenciana "se vio obligada al establecimiento en nuestra Comunitat del tramo autonómico de dicho impuesto, como uno de los requisitos para la aceptación por el Gobierno Central del Programa de Estabilidad 2005-2007 de la Generalitat".

"Para que esta medida no afectara negativamente a los sectores más sensibles de nuestra economía, se previó un tipo para el gasóleo reducido a la mitad y tipos 0 para el gasóleo agrícola y de calefacción", ha relatado el conseller.

Camps ha añadido que el Gobierno central "pretendía solucionar con el Impuesto sobre las Ventas Minoristas de Hidrocarburos el problema de la financiación de los gastos sanitarios de las Comunidades Autónomas, agravado por el fuerte incremento de la población en los últimos años".

También ha indicado que un incremento "al doble de las bandas de los tipos autonómicos de este Impuesto constituyó un pobre remedio a un déficit estructural, al que, desde el primer momento, se opusieron expresamente las Comunidades Autónomas gobernadas por el PP".

"El alza creciente de los precios del petróleo ha conllevado -ha manifestado- que ninguna comunidad, ni siquiera las del PSOE, se haya atrevido a ejercitar la subida auspiciada por el Gobierno de Zapatero".