Martes, 6 de Mayo de 2008

Solbes garantiza la financiación dentro del plazo

El Gobierno tendrá a punto el sistema para el 2009. Andalucía veta las demandas catalanas.

FERRAN CASAS / ÁNGEL MUNÁRRIZ ·06/05/2008 - 22:01h

El nuevo modelo de financiación autonómica debería estar listo el 9 de agosto y entrar en vigor en 2009. Eso es lo que prevé el Estatut catalán, que para entonces llevará dos años en vigor. Y como Catalunya pertenece a las autonomías de régimen común (todas menos Euskadi y Navarra, que gozan de concierto) y toca revisión general del modelo, el mandato del Estatut (que es ley orgánica estatal) se aprovechará para reformar el sistema del 2001. Ayer el vicepresidente segundo Pedro Solbes verbalizó el compromiso del ejecutivo del PSOE con el calendario previsto.

Solbes salió al paso de informaciones que afirmaban que Zapatero aparcaría hasta 2010 la entrada en vigor del nuevo sistema, incurriendo así en un incumplimiento. El vicepresidente recordó que hay “un compromiso derivado del Estatut” para definir las grandes líneas y referencias del nuevo sistema y “lo va a cumplir”. El Govern evitó polémicas y se escudaba en las explicaciones del responsable económico del Gobierno del PSOE.

Pero Artur Mas, de CiU, no se creía al vicepresidente y pedía que Montilla diera “la cara” y convocara una cumbre de líderes catalanes, que el Govern descarta. Esquerra mostró recelos ante Solbes.

El Estatut prevé, en su disposición final primera, que los “preceptos” de la financiación se acuerden entre el Gobierno español y el catalán y que, una vez sancionados por el resto, se apliquen si es necesario “de forma gradual”. En todo caso el nuevo modelo deberá estar totalmente desplegado antes de verano de 2011, cuando el Estatut lleve cinco años en vigor. A ese margen se podría acoger Solbes para, una vez acordado el marco en verano, demorar la aplicación.

Solbes se refirió a las dificultades que se otean en una negociación entre gobiernos autonómicos y partidos con su departamento. “Los pactos serán complicados”, admitió pese a indicar que hay “elementos para el acuerdo”.El vicepresidente afirmó que el Estado ya ha hecho “esfuerzos” con las comunidades pero que su margen es “limitado”. Eso pese a que las cuentas del Estado tienen superávit.

Diferencias con Andalucía

Uno de los problemas que más a fondo obligará a esforzarse a Solbes es el de las diferencias de criterio entre Catalunya y Andalucía. Con dos adjetivos que no dejan lugar a dudas, “inasumible” e “inaceptable”, el Gobierno andaluz volvió ayer a dejar claro que el modelo de financiación que pretende el tripartito es, a su juicio, incompatible con el criterio de solidaridad. “Hay profundas discrepancias”, insistió Enrique Cervera, portavoz del Gobierno andaluz.

La Junta de Andalucía coincide con Catalunya en que el criterio de población debe primar a la hora de definir el modelo, pero se planta ante cualquier acuerdo que no sea adoptado por todos en el Consejo de Política Fiscal y Financiera, ante el temor a que ello suponga un recorte del fondo de nivelación. Es una situación políticamente envenenada para Manuel Chaves, porque obliga a evidenciar discrepancias a diario.

Por su parte, Javier Arenas, presidente del PP andaluz, intenta mantener el dificil equilibrio de afirmar que apoya a Francisco Camps sin estar de acuerdo con José Montilla. “Eso es absurdo”, le dijo ayer Enrique Cervera.

La cuarta negociación en quince años

1993 Pujol con Felipe

Cuando el PSOE de González necesitó a CiU pactó con Pujol un sistema de financiación que transfería a las autonomías un 15% del IRPF con capacidad normativa. 

1996 Pujol con Aznar

El ‘Pacto del Majestic’ entre el PP y CiU supuso un salto en el modelo. Las autonomías pasaron a disponer de un 30% del IRPF. Cuando el acuerdo se llevó al Consejo de Política Fiscal y Financiera Andalucía, Extremadura y Castilla-la Mancha, las tres del PSOE por entonces, lo rechazaron y se autoexcluyeron.2001

Aznar con los Barones

Ya con mayoría absoluta, Aznar afrontó una renovación más profunda del sistema. Lo hizo por las peticiones catalanas pero también del País Valenciano, entonces presidido por Eduardo Zaplana. Se acordó que las autonomías se quedarían con el 33% del IRPF dentro de una cesta de impuestos que completarían el 35% del IVA y el 40% de los impuestos especiales sobre alcohol, tabaco e hidrocarburos. El PSOE se sumó al acuerdo y Andalucía, Castilla-la Mancha y Extremadura obtuvieron compensaciones.el estatut

Visto bueno de Chaves

Chaves bendijo en 2006 el acuerdo sobre financiación que recoge el Estatut y que ahora habrá que completar y desarrollar. Contempla el 50% del IRPF, el 50% del IVA y el 58% de los especiales.